Emotivo reencuentro entre dos supervivientes del incendio de la Torre Grenfell de Londres

El infierno existe. Sus demonios son muy reales y el miedo puebla sus rincones. No es como el imaginario popular cree, pero escenas e historias como las vividas en la Torre Grenfell certifican su realidad. El fuego devoró el edificio residencial de 24 plantas y las llamas acabaron con la vida de 79 personas, dejando escenas dramáticas como la de una madre lanzando a su hijo por la ventana para que pudiera salvar su vida. La esperanza, sin embargo, también es posible dentro de esta oscuridad, como demuestra la historia de Clarita Ghavimi y Luca Branislav.

Ambos son supervivientes del incendio que asoló el edificio, donde vivían familias en situaciones muy complejas. Ambos se han reencontrado casi una semana y sus reacciones ayudan a entender la magnitud de la tragedia y la suerte que fue el inesperado encuentro.

Un bombero trabaja para estudiar el estado en el que quedó el edificio londinense calcinado Un bombero trabaja para estudiar el estado en el que quedó el edificio londinense calcinado (Andy Rain / EFE)

Luca estaba huyendo de la planta 11 de la torre cuando algo le hizo detenerse. Oyó la voz de Clarita y llamó a su puerta. “Abrí la puerta y me agarraste. No podía salir, aun lloro al recordarlo”, recuerda la mujer, emocionada y abrazada a su salvador.

“No podías casi ni respirar, estabas completamente en shock”, destaca Luca, ahora entre lágrimas y sonrisas. La determinación del hombre fue crucial, ya que Clarita estaba en serios problemas. “Acababa de llamar a mi hijo, justo estaba escuchando mi respiración. Cuando la oyó, mi hijo supo que estaba en peligro”. “Llegué en el momento justo –apunta Luca-. De otra manera no sé qué hubiera pasado”.

Escenas dramáticas

Las dantescas escenas que se vivieron en aquella dramática jornada fueron de una tensión espectacular. En la décima planta de ese edificio, una mujer, de acuerdo al testimonio de la vecina Samira Lamrani, hacía gestos a los ciudadanos que se encontraban en la calle. No estaba sola. En sus brazos sostenía a un bebé. Y el mensaje, según el testimonio que esta mujer ha prestado a la BBC, era fácil de interpretar incluso a tantos metros de distancia: quería lanzar al pequeño por la ventana y confiar en que alguien llegaría a tiempo para agarrarlo y salvarle la vida. Y así fue. .”Las ventanas estaban entre abiertas. Una mujer estaba haciendo gestos como que iba a tirar a su bebé y si alguien podría atraparlo. Alguien lo hizo. Un caballero corrió hacia adelante y logró agarrarlo”, relata Lamrani a AP. Por suerte, la vida del bebé pudo ser salvada, aunque de la madre nunca más se supo.

La historia de Clarita y Luca tuvo un final más esperanzador y hoy, por suerte, pueden recordarlo con alegría. “Quieres que te lleve en brazos hasta casa”, se despide Luca de Clarita tras su emotivo encuentro.

Loading...