“En menos de un minuto han aparecido varios Mossos con metralletas”

Una persecución a tiros tras el robo de un camión de butano ha encendido todas las alarmas esta mañana de Barcelona. Un hombre de nacionalidad sueca y con antecedentes psiquiátricos ha sido detenido cuando intentaba entrar contra dirección en la Ronda del Litoral, a la altura de la Barceloneta.

Varios transeúntes han sido testigos de lo sucedido. Al parecer, el joven ha robado el camión cerca de les Drassanes. Circulaba a gran velocidad por el Passeig de Josep Carner, dejando a su paso un reguero de bombonas que caían del vehículo. En un primer momento, conducía en dirección a la Plaça de les Drassanes (la que da acceso a la Avenida Paralelo y al edificio del World Trade Center).

El camión detenido EFE/Alejandro García
El camión detenido EFE/Alejandro García
Un joven con estética militar “que se iba riendo”

“Estábamos en el edificio de AEAT (Passeig de Josep Carner). Hemos mirado hacia la rotonda y hemos visto cómo el camión iba conduciendo muy rápido, perdiendo bombonas por el camino. Un agente se ha tratado de acercar para indicarle que iba perdiendo su carga. En ese momento, ha dado un volantazo para volver a la rotonda mientras se iba riendo. Ha pasado por delante de nosotros. Era un chico joven. Tenía la cabeza rapada y patillas largas. Llevaba una (chaqueta) ‘Bomber’, verde militar”, narra a La Vanguardia una de las personas que ha presenciado el inicio de la persecución.

El camión de butano iha ntentado entrar en contradirección a la Ronda Litoral de Barcelona
El camión de butano iha ntentado entrar en contradirección a la Ronda Litoral de Barcelona

El fugitivo ha intentado dirigirse hacia la entrada de la Ronda Litoral a la altura del cementerio de Montjuïc, pero enseguida ha cambiado de dirección – había varios vehículos- y se ha incorporado a un vial de servicios que transcurre por el lateral del Moll de la Fusta. Se trata de una vía repleta de elementos para minimizar la velocidad de los vehículos, razon por la cual el camión seguía perdiendo bombonas.

Espectacular persecución de cuatro unidades motorizadas

Para entonces, al menos cuatro dotaciones motorizadas de los Mossos y la Guardia Urbana seguían de cerca al camión, por lo que tenían que ir esquivando la carga que caía. En varias ocasiones se han puesto a la altura de la cabina del camión e incluso y por delante. También han disparado a las ruedas traseras del vehículo, pero el conductor no se ha detenido en ningún momento.

“Ha salido de la rotonda por el lateral que pasa por delante del Maremagnum, que es contra dirección. Seguía perdiendo bombonas. Se han sumado muchas motos y coches de policía a la persecución. Había bombonas tiradas por la rotonda. El camión daba bandazos y se ha dado claramente a la fuga cuando le han ido a dar el alto en varias ocasiones”, sigue otro testimonio.


Hemos visto muchos coches de policía y gente corriendo, y se han escuchado varios disparos
Testigo presencial

El camión ha seguido circulando por el Paseo de Colón, hasta llegar a la Plaça Pau de la Vila. Para entonces, ya lo perseguían decenas de dotaciones de la Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra. Desde el Palau del Mar, donde tienen su sede varias empresas tecnológicas, varios trabajadores han visto “muchos coches de policía y gente corriendo”. También “se han escuchado varios sonidos de disparos”.

Jordi Sintes, investigador en el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), ha presenciado la parte final de la huida desde el edificio en el que trabaja, en el Parc de Recerca Biomèdica (calle del Dr. Aiguader). “Hemos escuchado las sirenas, y enseguida, un golpe muy fuerte. Nos hemos girado todos y hemos visto cómo el camión de butano frenaba de golpe en la entrada de la Ronda. Iba en contra dirección. Dos motos de la Guardia Urbana lo seguían. Se han bajado y han apuntado al conductor con sus pistolas. Él ha abierto los brazos y seguidamente han llegado tres Mossos y lo han placado”, narra a La Vanguardia.

“En cuestión de un minuto han aparecido policías desde todas las direcciones. Algunos con metralletas. Y en menos de cinco minutos ya se lo llevaban esposado”, concluye.


En cuestión de un minuto han aparecido policías desde todas las direcciones
Jordi Sintes

Testigo

Loading...