Encarcelado por pederasta un profesor de una escuela religiosa de Barcelona

31

Los Mossos han detenido a un profesor de la escuela Vedruna de Gràcia, en Barcelona, y monitor de un centro ‘escolta’, acusado de un delito de agresión sexual a menores, por el que ha ingresado en prisión preventiva. El arresto se produjo el pasado 12 de diciembre en la misma escuela, después de que la policía descubriera en su ordenador personal fotos de una veintena de niños desnudos.  

El docente, de 32 años y profesor de Informática y de Cultura Religiosa en el centro, ya fue detenido por supuestos tocamientos a menores en el 2015. En un primer análisis del material informático que se le incautó, los agentes no encontraron nada que le incriminara, por lo que quedó en libertad. Sin embargo, en el 2016, la unidad informática de los Mossos halló fotografías “explícitas” de menores de edad desnudos. Al parecer, se trataría de ocho adolescentes del ‘esplai’ de Horta-Guinardó en el que trabajaba de monitor y de una decena de exalumnos del Vedruna, según ha adelantado Catalunya Ràdio.

En ese momento, la policía informó al juzgado de Barcelona que se encarga de la investigación. La magistrada, según fuentes conocedoras de las pesquisas, empezó a tomar declaración a los menores que aparecían en las fotografías que se hallaron en los ordenadores del profesor. Uno de los menores que aparecía allí denunció entonces que había sido víctima no solo de tocamientos, sino de agresión sexual.

Ante la gravedad de esta acusación, la jueza ordenó la detención del docente y, tras tomarle declaración, acordó su ingreso en prisión. Los investigadores se llevaron, en esta segunda ocasión, los ordenadores del colegio con los que trabajaba el sospechoso, en busca de más pruebas.

“Se sentía vigilado”

Tras su primera detención en el 2015, de la que quedó en libertad por orden del juez, el presunto pederasta siguió ejerciendo como profesor en la escuela Vedruna, donde trabajaba desde el 2011. “Hubo un periodo, hasta su detención el pasado diciembre, en que la escuela se mantuvo muy atenta a lo que hacía, y suponemos que él se sentía vigilado porque no observamos nada sospechoso durante ese tiempo”, han explicado este jueves fuentes de la dirección del colegio. El centro, han insistido las mismas fuentes, “no pudo hacer nada durante ese tiempo, porque no fue hasta más tarde cuando se supo que también había víctimas de la escuela y porque hasta ese momento, en relación a la primera detención, primaba su presunción de inocencia“, han aclarado.

“Inmediatamente se aplicó el protocolo de actuación del centro”, ha indicado el mismo portavoz. Eso significa, ha precisado, que “las familias del colegio fueron informadas de lo ocurrido el 18 de diciembre, al tiempo que se comunicaban los hechos al Consorci d’Educació de Barcelona y a la inspección educativa”.