Golpe policial contra una organización criminal que robaba a turistas en áreas de servicio

A raíz de denuncias recibidas, Mossos d’Esquadra detectó un aumento de los hurtos en interior de vehículos de turistas que circulaban por las vías C-25 y AP-2. La semana pasada la policía autonómica consiguió detener a una mujer y a un hombre, de 37 y 45 años respectivamente, por pertenecer a una red criminal que se dedica a perpetrar este tipo de robos en Catalunya.

La mujer, de nacionalidad armenia, se dedicaba a alquilar los vehículos con los que se llevaban a cabo los asaltos, mientras que el hombre, natural de serbia, se ocupaba de robar los objetos de las víctimas. En total, consiguieron sustraer material y dinero valorados, en una primera estimación, en unos 50.000 euros.

El modus operandi utilizado por los arrestados era el denominado “pincharuedas”, que consiste en reventar la rueda del vehículo de la víctima para, posteriormente, seguirla hasta el lateral de la carretera para robarle. En otras ocasiones, se limitaban a hacer indicaciones al conductor para hacerle creer que su vehículo tenía algún problema y, luego, lo asaltan.

Las detenciones se producen después de que en julio Mossos d’Esquadra desarticularan un grupo criminal que cometía este tipo de delitos. En aquel momento el juez prohibió a los miembros de la red que se acercaran a menos de 300 metros de la autopista AP-7. En este sentido la policía ha constatado que los ladrones recientemente detenidos formaban parte de la banda y que, como consecuencia de la orden judicial, habían desplazado su zona de actuación a la C-25 y AP-2.

Los detenidos consiguieron robar objetos y dinero por valor de 50.000 euros

A los arrestados se les relaciona con cuatro robos, dos en el municipo de Gurb (Osona), uno en Espinelves (Osona) y otro en la Bisbal del Penedès (Baix Penedès). No obstante, la investigación continúa abierta, ya que los investigadores no descartan que hayan más implicados y queda un último integrante de la red por localizar, aunque se cree que podría estar fuera de España.

Los detenidos seleccionaban preferentemente a personas extranjeras que no hablan el idioma y acostumbran a llevar encima una gran cantidad de dinero en efectivo. Los dos detenidos han quedado en libertad con cargos.

El juez les prohibió en julio acercarse a la AP-7

Loading...