Inicio Sucesos Ir a la escuela en Kenia para paliar el hambre: «Es la...

Ir a la escuela en Kenia para paliar el hambre: «Es la diferencia entre no comer nada o comer algo»

   MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) –

   La organización benéfica internacional Mery’s Meals está repartiendo comidas para 60.000 niños en Turkana (norte de Kenia) donde la hambruna cada vez es más aguda debido a la peor sequía vivida de la región desde hace 40 años, lo que ha provocado que los niños dependan de las comidas escolares para su supervivencia ya que las cosechas están arruinadas o dan muy bajo rendimiento.

   «La situación en Turkana es realmente horrible. La sequía significa que los animales de las familias están muriendo y, comprensiblemente, les preocupa que sus hijos sean los siguientes. Los niños se enfrentan a la inanición y una comida en la escuela puede ser la diferencia entre no comer nada y comer algo en un día», ha indicado el fundador y CEO de la organización, Magnus MacFerlane-Barrow.

   «Estamos felices de que finalmente podamos ver a 60.000 niños de primaria en todo el condado recibiendo estas comidas, junto con aquellos a los que ya estábamos llegando en los centros preescolares, pero hay tantos niños todavía con hambre… La crisis alimentaria actual es la peor que hemos visto y esperamos plenamente que más niños empiecen a venir a la escuela porque ahora hay comida allí», afirma.

   La organización se encargaba de servir comidas a niños de edad preescolar en los centros de desarrollo y educación de la primera infancia (ECDE) y, aunque el programa era amplio, no incluía a las escuelas de primaria en Turkana. Por ello, a partir de octubre de 2022, el modelo de alimentación escolar se ha introducido en las escuelas de primaria de la región, lo que permite llegar a 60.000 niños que pueden beneficiarse de una comida diaria en su lugar de educación.

   «Esto es solo un comienzo y es el número con el que empezamos, pero sé que, una vez que se corra la voz y los niños vayan y se lo cuenten a sus amigos y los padres les digan a otros padres que la alimentación escolar es una realidad, las matriculaciones van a subir y vamos a llegar a más niños. Aún así, lo de ahora mismo, ya es impactante», ha señalado por su parte la directora nacional de Mary’s Meals Kenia, Amina Swedi.

   Según la ONG, la alimentación ha tenido un impacto directo en la educación de los niños ya que, si ellos saben que no hay comida, no van a la escuela. «No hay humo, no hay escuela», expresan los lugareños.

   La colaboración con el Ministerio de Educación de Kenia y el apoyo de las comunidades locales ha permitido a la ONG llegar a 171 lugares de aprendizaje, lo que permite que los niños puedan asistir a clases, continuar con su educación y esperar un futuro más brillante.

   «El mayor impacto va a ser la felicidad, la sonrisa, podrás verlo en las caras de los niños, y ése es el mayor impacto. Veremos esperanza en sus caras una vez que comiencen a recibir estas comidas y lo vean como algo consistente. Ellos han recibido este tipo de comidas antes, pero no ha sido constante. Pero nosotros somos consistentes y estamos aquí para el largo plazo, y será maravilloso ver que, incluso después de un año o dos, la esperanza y las sonrisas no se desvanecen», asegura Swedi.

Publicidad