José Bretón y el asesino de Pioz traban amistad en la cárcel de Estremera

José Bretón, que asesinó a sus hijos pequeños Ruth y José, quemándoles en una hoguera a 1.200 grados de temperatura el 8 de octubre de 2011 en su finca cordobesa, y François Patrick Nogueira Gouveia, que hace justo un año asesinó y descuartizó a sus tíos y a sus primos de forma secuencial en un chalé de Pioz (Guadalajara), se han convertido en buenos amigos en la cárcel de Estremera (Madrid), donde cumplen condena. Ambos presos comparten una misma abogada, Bárbara Royo.

Nogueira, de 20 años, está en prisión desde finales de octubre, protegido por orden del juez instructor. El joven ha mantenido desde su detención una actitud arrogante y prepotente, egocéntrica, con total ausencia de empatía, así como de remordimiento por sus terribles acciones.

José Bretón José Bretón (LVD)

Fue detenido por la Guardia Civil el pasado 19 de octubre tras aterrizar en el aeropuerto de Barajas procedente de Brasil y fue inicialmente encerrado en la prisión de Alcalá Meco, donde fue sometido a una intensa vigilancia. Después fue trasladado a la de Estremera. En esa misma cárcel se encuentra el protagonista de uno de los sucesos más macabros y mediáticos que han sacudido a España: José Bretón, un hombre frío, estricto y profundamente maniático que ha intentado suicidarse en varios ocasiones en prisión.

Este individuo fue condenado en 2013 a 40 años de cárcel por el asesinato de sus hijos, de seis y dos años. Diez días después de que un jurado popular declarase culpable al acusado, el magistrado presidente de la sala, Pedro Vela, avaló en su sentencia la tesis de que Bretón mató a sus hijos e incineró sus cuerpos como venganza contra su entonces esposa Ruth Ortiz, que le había pedido la separación días antes.

Una foto del asesino confeso de Pioz en uno de los mensajes de WhatsApp que envió a su amigo tras descuartizar a sus familiares Una foto del asesino confeso de Pioz en uno de los mensajes de WhatsApp que envió a su amigo tras descuartizar a sus familiares (G1)

Bretón aparentó que había perdido a sus hijos, cuando era —según concluyó el jurado— perfectamente conocedor de que los había matado previamente [….] y presentó una denuncia ante la policía a sabiendas de su falsedad”, zanjó el juez. Además, planificó de forma “chapucera” la simulación de la pérdida de los niños, lo que le obligó a “improvisar” la “absurda” y “disparatada” versión del extravío durante el camino.

Bretón está condenado a 40 años de cárcel y Nogueira está pendiente del inicio del juicio

Loading...