La banda de los trinitarios niega que atacara con armas a viajeros en el Metro de Usera

Los ocho acusados de atacar con cuchillos, machetes y correas a los pasajeros de un vagón en la estación de metro de Usera de Madrid en 2015, en acción coordinada como presuntos miembros de la banda latina Los Trinitarios
, han asegurado que no participaron en la reyerta y que desconocen lo que sucedió.

La Audiencia Provincial de Madrid ha iniciado el juicio contra Raudy Moisés P.R., Kelvin H.M., Abel de Jesús G.M., Iván Emmanuel M. L., Daniel Isaías C.U., Oliver A.V., Carlos Alfredo T.R., y Stalin Elías M.S., que se enfrentan a penas de entre 3 y 7 años de cárcel y que suman 34 entre todos.

Todos ellos están acusados de un delito de riña tumultuaria y de otro delito de organización criminal -Stalin Elías, además, figura como líder de la banda-, a excepción de Carlos Alfredo, a quien no se le imputa pertenencia a este grupo pero sí un delito de tenencia ilícita de armas y otro de lesiones.

Otro de los acusados, Fredery R.R., a quien se le imputan los mismos delitos, está en busca y captura, por lo que no ha comparecido en la sesión de hoy.

Algunos de los procesados han negado su presencia en la estación de Metro de Usera el 15 de mayo de 2015, cuando ocurrió la reyerta, mientras que otros han confirmado que sí se encontraban allí pero que tan solo se defendieron de unos jóvenes “muy agresivos” que les atacaron con machetes, un suceso previo a los hechos que se juzgan.

“Vinieron tres chicos a atacarnos, yo tenía un machete y me defendí”, ha relatado Carlos Alfredo, acusado de atacar con un cuchillo de 33 centímetros de largo a un hombre y que ha dicho que, después de la agresión, abandonó la estación y no tuvo conocimiento de la riña posterior.

Asimismo,todos los acusados han asegurado, a pesar de que figuran como identificados por la Policía en varias ocasiones, que “nunca” han pertenecido a la banda de Los Trinitarios, a excepción de Stalin Elías, quien ha subrayado que sí es miembro de la organización pero no el jefe.

“Sí soy trinitario, pero yo no soy el jefe”, ha insistido Stalin Elías, quien ha explicado que, ante la pregunta de la fiscal para conocer quién era entonces la Suprema -así se conoce a los jefes-, “la primera norma de los trinitarios es no revelar su identidad”.

La Fiscalía sostiene que tras quedar los acusados con unas cincuenta personas acudieron a la estación de Metro de Usera, donde unos quince miembros de la banda accedieron de forma coordinada al interior de la estación portando alguno de ellos cuchillos, machetes, cinturones y correas, con los que intimidaron a los viajeros del convoy.

Añade que uno de los pasajeros fue objeto de un ataque con arma blanca mientras que otros fueron golpeados “indiscriminadamente” con cinturones y correas.

El juicio se reanuda este martes con la declaración de testigos.

“Vinieron tres chicos a atacarnos, yo tenía un machete y me defendí”

Loading...