La familia del joven fallecido por peritonitis denunciará al hospital de Manresa

La familia del joven, de 20 años y vecino de Sant Salvador de Guardiola, que falleció este lunes por culpa de una peritonitis derivada de una apendicitis ha asegurado que presentará una querella contra el Hospital Sant Joan de Déu de Manresa porque consideran que ha habido negligencia médica. Según una portavoz de la familia, Eba Álvarez, el fallecimiento se habría podido evitar si le hubieran hecho las pruebas adecuadas y, de hecho, ha asegurado que el mismo centro ha reconocido haber cometido un error.

La ceremonia de despedida del joven tendrá lugar este miércoles, a las once de la mañana, en la iglesia de Sant Salvador de Guardiola.

El joven muerto por peritonitis acudió por primera vez al CAP de Sant Salvador de Guardiola el 3 de septiembre, pero en este caso el médico le diagnosticó gastroenteritis. Unos días más tarde, acudió al hospital Sant Joan de Déu de Manresa, donde le diagnosticaron estreñimiento. Volvió al hospital días más tarde, pero el diagnóstico siguió siendo lo mismo y, por último, el pasado 19 de septiembre volvió a acudir al CAP de Sant Salvador de Guardiola donde le siguieron diciendo que sufría estreñimiento.

Según ha relatado Eba Álvarez, el día siguiente, 20 de septiembre, “cuándo se despertó, ya no se podía levantar, no veía bien y se desplomó”. La familia llamó al 112 y el SEM envió dos ambulancias. El joven ingresó en el Hospital Sant Joan de Déu de Manresa en estado crítico y con una peritonitis adelantada. Murió cinco días más tarde. La familia lamenta que ningún médico hiciera las pruebas adecuadas y aseguran que con un TAC se habría podido detectar la apendicitis.

Investigación abierta

Por su parte, la Direcció General d’Ordenació Professional i Regulació Sanitària del departamento de Salut ha abierto un expediente informativo por la muerte del joven . También el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha abierto una investigación de oficio sobre la muerte de este joven. El Síndic ha pedido información al departamento de Salut para aclarar las informaciones que apuntan a posibles irregularidades en la asistencia al paciente fallecido.

El caso recuerda al del joven igualadino Gabriel Pérez, de 24 años, que murió el verano del año pasado por peritonitis –derivado de una apendicitis– después de haber acudido hasta tres veces a Urgencias del Hospital de Igualada con fuertes dolores abdominales. En aquel caso, el departamento de Salut también abrió un expediente en el centro que acabó con una multa. La familia del joven puso una denuncia penal contra el hospital y está previsto que los médicos implicados vayan a declarar a los juzgados la próxima semana. La familia del joven muerto lamenta cómo, teniendo en cuenta el caso de Igualada, no se ha ido con más cautela y atención.

Loading...