La Fiscalía investigará a la Comunidad por la extraña muerte de un anciana en una residencia

La Fiscalía de Alcalá de Henares ha incoado diligencias “preprocesales” para investigar posibles responsabilidades administrativas en la muerte de una anciana de 93 años el pasado 9 de mayo en una residencia de Arganda del Rey, han informado fuentes jurídicas.

Así consta en un escrito en el que se detalla que la apertura de la investigación se realiza al efecto de “depurar las posibles responsabilidades administrativas que haya podido tener la dirección del centro como la Agencia Madrileña de Atención Social”, adscrita a la Consejería de Políticas Sociales.

Agrega que lo hace ante la labor de sendas partes de “supervisión e inspección” y al estimar que se han producido “deficiencias en la atención de los usuarios del centro”.

El fiscal que lleva el caso destaca en el escrito que las sujeciones de la víctima “no habían sido ni pautadas por el médico, ni consentidas por la familia”.

El consejero de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, defendió cuando se produjeron los hechos que la actuación de la residencia fue “acertada, correcta y ejemplar”, y achacó la muerte a un “fatídico accidente” motivado por “el estado basal” de la residente.

Versiones contradictorias

La mujer fallecida se cayó por la parte izquierda de la cama y se le quedó una pierna atrapada en la barandilla que se había habilitado.

La poca luz arrojada hasta la fecha demuestra que, hasta la fecha, las versiones no pueden ser más contradictorias y la resolución de la extraña muerte en la residencia de ancianos de Arganda está más complicada que al principio.

De un lado tenemos al consejero de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, quien ha defendido la actuación del centro afirmando que fue “acertada, correcta y ejemplar” achacando a un “fatídico accidente” el fallecimiento de una anciana de 93 años el pasado 9 de mayo. Y del otro el alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, quien sostiene que recibe “críticas constantes” de los usuarios porque la situación de la residencia de mayores es “inasumible”.

El caso es que existen media docena de denuncias muy similares como la presentada ante la Fiscalía y el Defensor del Pueblo por un sanitario aireando la falta de personal para atender una urgencia en el turno de noche del pasado 9 de mayo en la residencia pública de mayores de Arganda del Rey (Madrid), que acabó en la muerte de una anciana, no ha sido la primera queja que ha obtenido la Comunidad de Madrid relativa a la precaria atención que reciben los mayores.

Las denuncias vienen de lejos pero, tras el cambio de Gobierno en 2015, el personal de esta residencia redobló sus quejas ante los responsables de la Consejería de Políticas Sociales y Familia confiando en que la actual presidenta regional, Cristina Cifuentes y su equipo habían tomaran nota al inicio de su legislatura.

El consejero ha asegurado que el accidente “no guarda ninguna relación” con el número de personas que estaba trabajando en la residencia de mayores de Arganda. En este punto, ha precisado que la ratio de trabajadores se encuentra “muy por encima” de las fijadas en el Consejo Territorial de 2008 apuntando que había 14 auxiliares, tres enfermeros y un fisioterapeuta.

Existen media docena de denuncias muy similares como la presentada ante la Fiscalía y el Defensor del Pueblo

Loading...