La Fiscalía pide 22 años de prisión para el exprofesor que confesó abusos sexuales en los Maristas

La Fiscalía de Barcelona pide 22 años de prisión para Joaquim Benítez por abusar sexualmente de cuatro alumnos cuando ejercía de profesor de educación física en la escuela de los Maristas de Sants-Les Corts en Barcelona, según apuntan los informativos del 324. Los hechos juzgados, que sucedieron a finales de la primera década del año 2000, incluyen tocamientos, masturbaciones, felaciones y besos a los niños a quienes el pederasta también pedía que le hicieran lo mismo a él. Además, el fiscal reclama 14 años de inhabilitación para ser maestro y el pago de 70.000 euros de indemnización a sus víctimas.

El caso de los Maristas se destapó a principios de 2016 cuando el padre de una de las víctimas denunció los hechos en los medios de comunicación y ante la justicia. Días después, Joaquín Benítez confesó ante el juez haber abusado de varios de sus exalumnos. Tras ello se encadenaron varias denuncias y llegaron a investigarse hasta 12 profesores de la escuela. Además de los cuatro casos procesados, se presentaron otras 17 denuncias contra Benítez pero el Juzgado consideró que habían prescrito.

Joaquín Benítez confesó ante el juez haber abusado de varios de sus exalumnos

Según Benítez el colegio conocía su “debilidad” a raíz de la denuncia de la familia de un niño que había sido víctima de tocamientos en el despacho del profesor en 1990. “Los Maristas sí que conocían mi debilidad. Si me hubieran echado entonces, yo lo hubiera agradecido”.

En el escrito de acusación entregado en la Audiencia de Barcelona y al que ha tenido acceso El Periódico, el fiscal Fernando Meneses explica al detalle los supuestos abusos cometidos por el pederasta confeso, que se encuentra en libertad por orden del juez tras quedar imputado hace dos años.

El profesor de gimnasia les decía a sus alumnos que vinieran a su despacho, donde tenía una camilla para hacer masajes. A una de las víctimas le hizo un masaje en la espalda y llegó hasta los genitales, después le sentó sobre sus genitales y empezó a moverse como si le penetrase sin llegar a hacerlo. En otra ocasión, le hizo masturbaciones y felaciones, y una vez consiguió que éste le masturbara a él. Además, le besaba con lengua.

A un segundo exalumno a finales del 2007 Benítez le desnudó, le realizó una felación y al marcharse le dio diez euros y le dijo que no contara nada. El tercer y cuarto denunciantes describieron varios episodios de tocamientos, tras algunos de los cuales, lograron frenar huyendo de su despacho.

La acusación de la fiscalía expone también los problemas psicológicos que las agresiones de Benítez causaron sobre las víctimas. A una de ellas, le provocó un “grave impacto emocional”, una “indefensión, una afectación de la autoestima y un trastorno depresivo” y la falta de un “desarrollo madurativo”, incluyendo la afectación sobre su sexualidad.

Le hizo masturbaciones y felaciones, y una vez consiguió que éste le masturbara a él

Loading...