La Guardia Urbana abre expediente a los dos urbanos detenidos por la muerte de otro agente

Los dos guardias urbanos detenidos por su presunta implicación en la muerte de otro agente cuyo cadáver apareció calcinado cerca del pantano de Foix (Barcelona) el 4 de mayo declararán mañana ante el juez que lleva el caso. El comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha anunciado que tan pronto como pasen a disposición judicial, se procederá a abrirles expediente disciplinario y se tomaran las medidas cautelares en función de lo que determine el juez.

Entre las probables medidas cautelares están la suspensión de los agentes y la retirada del arma, ha explicado Amadeu Recasens, que ha señalado que, siempre que puede haber una falta penal, la Guardia Urbana “abre expediente disciplinario por pura cautela”. A falta de la confirmación forense de que el fallecido es el agente que se supone, la pareja sentimental de una de las dos personas detenidas, Recasens ha manifestado la preocupación del Cuerpo y del Ayuntamiento por el caso.

Alberto López, guardia urbano, detenido junto a la agente de la Guardia Urbana, Rosa Peral, acusados del asesinato del guardia urbano, pareja de Rosa Alberto López, guardia urbano, detenido junto a la agente de la Guardia Urbana, Rosa Peral, acusados del asesinato del guardia urbano, pareja de Rosa (.)

El comisionado de Seguridad ha querido separar “nítidamente” la labor del cuerpo de la Guardia Urbana de Barcelona de lo que ha asegurado que son “hechos puntales” y “un caso aislado del que se deben buscar los culpables y, si se encuentran, castigarlos”, y que “puede tener que ver con relaciones personales”. Para Recasens “no hace falta defender a la Guardia Urbana, porque el cuerpo se defiende sólo cada día con su actividad diaria, salvando vidas”.

El comisionado de Seguridad ha asegurado también que la Guardia Urbana ha colaborado con los Mossos d’Esquadra desde que empezaron la investigación y ha expresado su satisfacción por una relación que ha calificado de “fluida y buena”.

Las detenciones de los dos urbanos, Rosa y Alberto, se produjeron ayer domingo, día en el que también se llevaron a cabo dos registros domiciliarios. Uno en el chalet que la agente tiene en Santa María de Vilanova i la Geltrú y, el otro, en el piso de Badalona del otro agente implicado en el caso. Los dos arrestados se encuentran en los calabozos de Sant Feliu y Sant Boi de Llobregat, respectivamente a la espera de pasar mañana a disposición judicial.

El cadáver de Pedro, el novio de la agente detenida, apareció totalmente calcinado en el interior de un vehículo estacionado en una pista forestal cercana al pantano de Foix. Un excursionista fue quien alertó a la policía de la presencia del coche.

La Guardia Urbana asegura que se trata de un caso aislado

Loading...