La joven desaparecida en Sevilla junto a su hija pudo haber huido tras ser amenazada

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha afirmado que “no se descarta ninguna hipótesis” en el caso de la joven de 26 años de edad, Sandra Capitán, y su hija de seis años, que se encuentran en paradero desconocido desde el pasado sábado, 16 de septiembre.

Aun así, poco a poco va ganando más peso la hipótesis de que Sandra y su hija de 6 años huyeron de forma voluntaria y precipitada debido a algún tipo de amenaza. La mujer sólo se llevó su bolso, ni siquiera se marchó en coche, y en su casa encontraron la comida a medio hacer.

Su actual pareja tiene antecedentes

Sandra está embarazada de 3 meses de su nueva pareja, un hombre de origen turco de 55 años con antecedentes por tráfico de drogas. La policía trata de dar con su paradero e investiga si podía temer algún ajuste de cuentas. La Policía tiene identificado a este hombre desde el primer momento.

La juez de Instrucción número 19 de Sevilla ha decretado el secreto de las actuaciones en el caso Al tratarse de una denuncia por desaparición, la investigación la está llevando a cabo el Grupo de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía.

En declaraciones a los periodistas, el delegado del gobierno andaluz ha señalado se están desarrollando unas investigaciones sometidas a un secreto de sumario “que se deben respetar”. El delegado del Gobierno ha señalado que “se avanza en la investigación, están activado todos los protocolos en relación con casos de desaparición y la no localización de la pareja incluye otros hechos más”.

Secreto de sumario

Así, ha incidido en que “dentro de lo que es la investigación, no se descarta ninguna hipótesis”, ya que “es preferible actuar bajo el abanico de todas las posibilidades”. No obstante, ha insistido en el secreto de sumario decretado para las investigaciones, porque “es importante no dar más señales de las debidas y se está poniendo todo el empeño en localizarlas”.

La joven Sandra, que está embarazada de tres meses, mide 1,75 metros de estatura y tiene el pelo largo y castaño, mientras su hija Lucía tiene un brazo escayolado como consecuencia de una lesión. Ambas residen en la barriada de Bellavista. El teléfono móvil de Sandra está apagado desde el pasado sábado.

El móvil de Sandra está apagado desde el sábado

Efectivos de la Policía Nacional en Sevilla. EFE/Manolo Rus (EFE)
Efectivos de la Policía Nacional en Sevilla. EFE/Manolo Rus (EFE)
(EFE)
Loading...