Inicio Sucesos La mujer de Mainat niega el intento de homicidio y acusa a...

La mujer de Mainat niega el intento de homicidio y acusa a su marido de violencia de género

La mujer de José María Mainat, Ángela Dobrowolski, ha salido hoy al paso de las informaciones que apuntan a que intentó matar a su esposo para evitar que este la excluyera del testamento. Dobrowolski había mantenido silencio desde que La Vanguardia publicó que presuntamente habría inyectado insulina a su marido que es diabético mientras dormía para intentar causarle la muerte.

A través de un comunicado que ha enviado a La Vanguardia, la mujer de Mainat ha asegurado que es “falso” que haya intentado asesinar a su esposo y ha recordado que “se están instruyendo y siguen abiertos, dos procedimientos penales contra José Mª Mainat por violencia de género contra mi persona”.

“En esta situación que estoy viviendo, mi principal prioridad ha sido siempre la protección de mis hijos pequeños, a los que intento garantizar su bienestar emocional y la defensa de su derecho a la intimidad”, afirma la afectada y añade que “justamente por ello, me he negado a ceder la guarda y custodia de mis hijos, lo que más quiero en el mundo”.

José María Mainat (EP)

“También quisiera remarcar que la causa iniciada por José María Mainat contra mí, por supuesto intento de asesinato es absolutamente falsa y está todavía en fase de instrucción judicial”, reitera para después recordar que “esta instrucción puede durar muchos meses, durante los cuales mi abogado realizará las peticiones que creamos convenientes para esclarecer los hechos y para defender mis intereses”.

La mujer señala también cómo la afecta la presión mediática “debido al tratamiento que determinados medios de comunicación están dando a los hechos que nos afectan, en forma de especulaciones, persecuciones y juicios paralelos, que están afectando de manera grave a toda mi familia, especialmente a mis hijos pequeños”.

“No tengo la capacidad de cambiar de domicilio”

Además, Dobrowolski justifica en ese comunicado su incapacidad para evitar la presión mediática, porque “lamentablemente, yo no tengo la capacidad de cambiar de domicilio cuando los medios de comunicación acechan a la puerta de mi casa, y por tanto no puedo ocultarme o evitar el asedio al que estoy sometida”.

Por último, recuerda lo “dolorosa” que es para ella esta situación porque “José María ha sido mi esposo en los últimos nueve años y es el padre de mis dos hijos pequeños, lo que hace para mí especialmente dolorosa esta situación, que espero se resuelva lo antes posible, no necesariamente por la vía judicial”.

“Los conflictos judiciales en que desgraciadamente estamos inmersos nos conciernen a José María y a mí. Confío plenamente no solo en la Administración de Justicia, sino también en las instancias capaces de resolver los conflictos familiares y las diferentes causas que actualmente se están tramitando”, concluye.