La patada mortal que acabó con la vida de un turista en Lloret de Mar

Pelea callejera en Lloret de Mar
Pelea callejera en Lloret de Mar

Lloret de Mar se ha convertido en un lugar conflictivo por la afluencia de turistas borrachos y drogados. Esta vez han sido arrestados por los Mossos d´Esquadra tres rusos residentes en Francia tras una pelea callejera.

Una agresión entre la multitud que acabó en muerte. Una cámara de seguridad pudo captar el pasado sábado el instante en que un turista italiano de 22 años queda en estado crítico a causa de una tremenda patada en la cabeza durante una pelea. Los hechos ocurrieron en la discoteca Sant Trop de Lloret de Mar, una de las más populares de la zona. Niccolò Ciatti, la víctima, participaba en una monumental bronca junto a otras tres personas que posteriormente fueron detenidas. Una de ellas le propina una patada en la cabeza de tal brutalidad que el joven italiano se desploma. Horas después, fallecía en el hospital Josep Trueta de Gerona.

En la grabación se ve como los mismos agresores golpean a otra persona y se encaran con algunos de los que observan la pelea. Sueltan puñetazos al aire para alejar a quienes intentan acercarse. El mismo agresor que patea a Ciatti alcanza a su acompañante con otra patada, a la altura de la cabeza y mientras está en el suelo.

Los tres hombres, de nacionalidad rusa y residentes en Francia, fueron arrestados por los Mossos d’Esquadra en el mismo paseo marítimo poco después de huir. Ahora se enfrentan a una acusación de homicidio aunque han pedido asilo político.

La discoteca, en el punto de mira

El Ayuntamiento de Lloret de Mar y la policía investigan también si la discoteca cumplió el protocolo de seguridad y han anunciado que en caso de detectar deficiencias se podría sancionar a los dueños o cerrar el local. En las imágenes de la cámara no aparece ningún miembro del personal de seguridad.

Este lunes, unas 200 personas han asistido al minuto de silencio convocado por el Ayuntamiento para condenar este suceso y en memoria del joven italiano, Niccolò Ciatti, que era de un pueblo próximo a Florencia. Tras tomar declaración a algunos testigos, las primeras hipótesis de los agentes del Área de Investigación Criminal (AIC) de Girona, que se han hecho cargo del caso, es que los jóvenes rusos e italianos no se conocían, ni hubo enfrentamiento verbal antes de la agresión entre ellos, y que todo habría empezado por un simple empujón, según fuentes próximas a la investigación.

Desde el gremio de bares y restaurantes de la localidad aseguran que se ha tratado de un incidente aislado y el Ayuntamiento ya ha anunciado que se presentará como acusación popular

Loading...