La policía de Badalona, siete años sin hacer controles de drogas por falta de ‘drogotests’

“En los últimos siete
años, en Badalona se han hecho literalmente dos controles de consumo de drogas, y porque los compañeros de tráficos de Mossos vinieron desde Mataró para echar un cable en ese sentido”, lamenta el portavoz del Sindicato de Funcionarios de Policía, Óscar Parada. La asociación sindical mayoritaria de la Guardia Urbana de Badalona ha vuelto a poner sobre la mesa esta semana las reclamaciones que llevan tiempo dirigiendo al Ayuntamiento. Sea cual sea el color de su gobierno.

El de las pruebas para detectar consumo de estupefacientes es probablemente el más llamativo, tras siete años sin medio materiales, pero no el único. Recuerdan que, a día de hoy, disponen de un solo alcoholímetro, y que, además, caducó el pasado noviembre. También insisten en el estado de los transmisores para las patrullas, la mayoría rotos u obsoletos. “No hay walkies para todos; hay gente que tendría que salir a la calle sin transmisor y se niega. Tenemos que estar siempre comunicados”, apunta Parada.

Falta de talonarios de denuncias

Otra reclamación, cuando menos anecdótica, es la falta de talonarios de denuncias para imponer sanciones en plena calle. “Se acabaron hace un par de semanas y de momento no los han repuesto”, concreta el sindicalista. La renovación de los chalecos
antibalas, algo que llevan pidiendo de forma insistente desde hace tiempo por la pesadez y lo poco práctico de los actuales, se ha convertido también en un clásico de las reivindicaciones.

Precisamente éste, el de los chalecos, es el punto que parece estar más cerca de solucionarse, según fuentes municipales. Licitado su encargo hace meses, desde el gobierno apuntan que las piezas de protección ya están listas y se repartirán en cuanto termine el último visto bueno. Por lo demás, indican que se está intentando poner remedio a la falta de material y mantenimiento de los recursos policiales que se arrastra desde hace años.

La falta de denuncias, argumentan, es algo muy puntual y que ya está en vías de solución. En lo que a pruebas de alcohol y drogas se refiere, estas mismas fuentes recuerdan que la compra de nuevos dispositivos está presupuestada en la fase inicial del plan de inversión, y que es cuestión de tiempo que la adquisición se haga efectiva. Los transmisores, aseguran, están en reparación, algunos, y se comprarán nuevos con geolocalizadores incluidos durante el 2017.

El sindicato mayoritario de la Urbana denuncia que solo disponen de un alcoholímetro
Loading...