La Policía desactiva cinco paquetes sospechosos en Zaragoza

Agentes de la Policía Nacional han desactivado cinco paquetes sospechosos en dos días remitidos a organismos y empresas de capital italiano en Zaragoza. Los envíos no han provocado daños ni desperfectos, si bien se ha abierto una investigación para determinar quién o quiénes están detrás de estas actuaciones.

Fuentes de la Policía Nacional han explicado que los paquetes eran todos de similares características y de parecidas proporciones, con unas dimensiones de casi un kilo de peso, y además cada uno guardaba en su interior una tableta de arcilla “del tamaño de una tableta de chocolate” y un mensaje manuscrito que decía “deja sobre la mesa, sal a la calle, avisa a la Policía”.

Los cinco paquetes eran iguales

De casi un kilo de peso, y con una tableta de arcilla en su interior “del tamaño de una tableta de chocolate” y un mensaje manuscrito que decía “deja sobre la mesa, sal a la calle, avisa a la Policía”

De acuerdo con el relato de las fuentes policiales, el primero de esos paquetes se recibió este martes alrededor de las 12:50 horas en la oficina del consulado italiano, en el número 5 de la calle Josefa Amor y Borbón. La persona que abrió el paquete avisó a la Policía, que se personó en la localización citada y activó el protocolo, es decir, el corte de la calle y el desalojo del inmueble. Acudieron a la zona unidades de los Tedax y de guías caninas para comprobar el contenido del paquete sospechoso.

Los perros no detectaron explosivo en el interior, por lo que la manipulación para los agentes Tedax resultó más sencilla. La tableta de arcilla, así como el manuscrito con el mensaje, están siendo investigados por la Policía Científica y las brigadas de información.

Menos el primero, los otros cuatro han sido tramitados a la compañía italiana Generali Seguros

El segundo aviso se produjo poco después de las 14:00 horas en la oficina de la compañía Generali Seguros situada en el 54 de la avenida de San José de Zaragoza, lo que también obligó a cortar los accesos y a los pertinentes desalojos.

Este segundo paquete, destacan las fuentes policiales, revestía características distintas al primero, por lo que los agentes Tedax activaron un procedimiento para dilucidar el interior consistente en hacer explotar dicho paquete de forma controlada para “defragmentarlo”.

El tercer y el cuarto envío también se dirigieron a oficinas de la misma empresa italiana, en las vías Coimbra y Pablo Gargallo de la capital aragonesa. En ambos casos, mismo proceso y mismo contenido.

Este miércoles, la situación se ha repetido en la oficina de Generali Seguro, por lo que ya sin cinco los envíos que entre ayer y hoy han obligado a la aplicación del protocolo de seguridad.

Fuentes policiales han señalado que el de esta mañana ha conllevado el desalojo de la oficina que dicha empresa tiene en la avenida de Duquesa de Villahermosa, en el zaragozano barrio de Delicias.

Los envíos pueden constituir un delito por alteración del orden público

La investigación de las fuerzas de seguridad, en concreto de la Policía Científica y de las brigadas de información, continúa este miércoles por la tarde con la finalidad de aclarar la autoría de unos envíos que pueden ser constitutivos de un delito por alteración del orden público, entre otros.

Porque, como reconocen las fuentes policiales, son paquetes que no entrañan peligro, si bien ya ha obligado a activar en cinco ocasiones, y en menos de dos días, sus protocolos de seguridad ante posibles amenazas de estas características, como el corte de la calle y el desalojo del inmueble.

Los paquetes son casi idénticos, en cada caso portaban una tableta de arcilla y un mensaje escrito a mano. Los objetivos parece que sean intereses italianos en la ciudad, ya que, aparte del primero enviado ayer, que apareció en el consulado de Italia, todos los demás han llegado a oficinas de Generali Seguros, una compañía del país transalpino.

“Algo” de explosivo y trazas de metralla

Al menos dos de los paquetes llevaría “algo” de explosivo y trazas de metralla, según informa el Heraldo de Aragón . El propio medio aragonés explica que no se descarta ninguna hipótesis sobre la autoría, que podría ser desde un cliente o empleado resentido a un grupo anarquista.

En este sentido, cabe recordar que hace poco más de cuatro años se desactivaron varios artefactos explosivos en Barcelona, Sevilla y Madrid. En esa ocasión, las fuerzas de seguridad focalizaron la investigación en grupos anarquistas italianos.

Loading...