Las causas del accidente del castillo hinchable de Caldes de Malavella se deconocen

Las causas exactas que provocaron el siniestro ocurrido con un castillo hinchable el pasado domingo, 7 de marzo, en el restaurante Mas Oller de Caldes de Malavella (Selva) continúan siendo una incógnita. Es por este motivo que los Mossos d’Esquadra han decidido pedir el peritaje de un grupo de expertos, entre ellos el Departamento de Industria, antes de enviar el informe pericial al juzgado de Santa Coloma de Farners que se ha hecho cargo del caso.

Paralelamente, dos de los cinco menores que continuaban ingresados con heridas de diversa consideración, una niña de siete años y un niño de 11, han sido dados de alta del hospital Trueta de Girona. En este centro sanitario siguen hospitalizadas dos niñas de siete años, mientras que en el Parc Taulí, en Sabadell, ayer fue intervenido el niño de nueve años herido de gravedad, que evoluciona favorablemente.

Los Mossos sólo confirman que la atracción sólo estaba sujeta por dos de sus seis anclajes

El siniestro provocó la muerte de una niña de seis años y heridas a otros seis menores. Los investigadores han corroborado que en el momento de los hechos la atracción sólo estaba sujeta por dos de sus seis anclajes. No obstante, no confirman que una cremallera abierta, como se había especulado en un principio, esté detrás de las causas del siniestro, ya que si hubiera sido así, según expertos consultados, la cantidad de aire de salida sería mayor que la de entrada y el castillo nunca se hubiera podido hinchar. Aún así esta hipótesis todavía no ha sido descartada.

Un bombero busca restos del castillo hinchable del restaurante Mas Oller, de Caldes de Malavella (Girona) Un bombero busca restos del castillo hinchable del restaurante Mas Oller, de Caldes de Malavella (Girona) (EFE)

Según fuentes cercanas al caso, la cremallera la habría abierto un trabajador del restaurante después del accidente para poder deshinchar el castillo y bajarlo del tejado del restaurante, a donde había ido a parar tras su desplazamiento repentino. Los agentes, además, siguen haciendo pruebas con el compresor y las válvulas para intentar determinar qué falló de esta instalación, que había sido adquirida a un feriante.

Por su parte, el Ayuntamiento de Caldes sigue recopilando toda la información referente al restaurante Mas Oller, que abrió en 1991, para poder entregar el informe completo cuando se lo pidan los investigadores. El dueño del establecimiento, Jaume Matas, visiblemente afectado, ha lamentado lo sucedido y ha asegurado: “Lo único que quiero es que se recuperen los niños heridos”.

La hipótesis del mal funcionamiento del motor

El abogado que representa al restaurante, Carles Monguilod, ha apuntado como hipótesis que un problema en el motor del inflable habría podido calentar el aire provocando así un efecto “globo” que habría impulsado con fuerza la atracción unos cuantos metros. Además, ha indicado que el reglamento de espectáculos y ordenanza municipal no deja claro si es necesario un permiso para instalar una atracción de este tipo ni tampoco si es preciso contratar un monitor.

Todo apunta a que el accidente se debió a una suma de factores que hicieron que la atracción saliera despedida.

Lo único que quiero es que se recuperen los niños heridos

Jaume Matas

Dueño de Mas Orlle

Loading...