Los acusados de matar a lechones en una granja saltando sobre ellos dicen que fue ‘una payasada de niños’

Las imágenes de vídeo de dos jóvenes matando a pisotones a decenas de lechones de una explotación porcina de Almería dio la vuelta al mundo. Los dos acusados por estos hechos, D.A.A. y M.R., han sostenido hoy ante el juez que su acción fue “una payasada de niños” y que no murió ningún animal por su acción. Estas declaraciones se han producido durante la vista oral del juicio.

Los jóvenes, que filmaron con el móvil la escena y luego la difundieron por Whatsapp, sostienen que los 79 lechones muertos que aparecen en las fotografías tomadas por la Guardia Civil tras la denuncia presentada por el dueño de la empresa no son los mismos que se ven en el vídeo. En su defensa argumentan que los animales de las fotos tenían el doble de tamaño que los grabados.

El primer acusado ha reconocido que el 7 de enero de 2016 saltó hasta en tres ocasiones entre los lechones cuando se encontraban en el pasillo que daba a la sala de destete a la que eran conducidos los animales. No obstante, ha matizado que estos “se apartaban” y que no era consciente de que podía provocarles lesiones con su actitud.

“No aplasté ninguno”, ha asegurado D.A.A., quien además ha sostenido que “no se mata fácilmente a estos animales” y que “para matar a un lechón por aplastamiento tendrías que tirarte un día entero saltando sobre ellos”, aunque ha admitido que fue un “acto muy feo”. Asimismo, ha dicho que entregó el móvil con el que se grabó su acción a M.R. sin que este supiera qué iba a hacer porque fue “una payasada de niños”.

Los acusados niegan que su acción provocara la muerte de los lechones

Acto seguido, ha explicado, otro acusado le “regañó bastante” cuando dejó de grabar. ”No se hizo tanto, no es lo que parece”, ha defendido M.R., que como el otro acusado ha incidido en que no fue sino hasta varios días después cuando fueron reclamados por la dirección de la explotación por la muerte de los lechones.

“En ese momento no hubo ningún animal muerto, se cargaron al remolque y se llevaron todos. Nadie nos dijo nada, si llega a producirse alguna muerte, nos hubieran llamado la atención”, ha insistido. También ha mantenido que le dijo a D.A.A. que borrase el vídeo y que lo vio en Whatsapp sin saber que este lo había difundido.

Las defensas de ambos han argumentado por su parte que los 79 lechones fallecidos no son los mismos que los del vídeo, sino que tendrían un peso y tamaño diferente y supuestamente procederían de otros lotes porque, mantienen, a diario pueden morir en la empresa entre 20 y 25 crías de cerdo.

Este argumento ha sido negado por el dueño de la explotación porcina y por el veterinario que atendió a los animales un día después de que fuera grabado el vídeo. Por el contrario, el transportista que utilizaba el tractor ese día ha apuntado que no eran los mismos animales porque los fotografiados son “más grandes”.

Una vez concluida la vista oral, han sido elevadas a definitivas las conclusiones de las diferentes partes personadas en la causa, entre ellos el Ministerio Público, que ha solicitado 18 meses de cárcel por un delito de maltrato animal y un año más de prisión por otro de lesiones para los acusados.

La Fiscalía pide dos años y medio de cárcel para los acusados

Loading...