Los cinco agresores de una joven en las fiestas de San Fermín grabaron la violación

El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona ha decretado el ingreso en prisión por delitos de agresión sexual para los cinco detenidos el pasado jueves en Pamplona por violar a una joven. El juez afirma que existe una grabación en la que “se aprecia la participación colectiva de todos ellos”. Por estos hechos el juez ha imputado a los detenidos, cinco jóvenes sevillanos, uno de ellos agente de la Guardia Civil, por delitos de agresión sexual y un delito de robo con violencia o intimidación.

Según consta en el auto, que puede ser recurrido, resulta “indiciariamente acreditado” que sobre las 03:00 horas del 7 de julio los cinco investigados, J.A.P.M., J.E.D., A.J.C.E., A.M.G.E. y A.B.F., contactaron con la víctima, de 18 años, en la plaza del Castillo y la acompañaron hasta el coche en el que pernoctaba. En el camino, aprovechando que estaba abierto el portal número 5 de la calle Paulino Caballero, sujetaron a la joven “por las muñecas” y la obligaron a entrar. Una vez en el interior, añade el auto, le rodearon y, “valiéndose de su superioridad física y de la imposibilidad” de la víctima “para solicitar auxilio”, llevaron a cabo varias agresiones sexuales “mientras grababan los hechos” y finalmente le quitaron el móvil de la riñonera y abandonaron el lugar.

Los cinco detenidos se han acogido hoy ante el juez a su derecho a no declarar, mientras que el Ministerio Fiscal y la acusación particular han solicitado la prisión provisional. En la resolución, el magistrado expone que concurren todos los requisitos para la adopción de la medida privativa de libertad por delitos de agresión sexual y robo con violencia o intimidación y asegura que “existen en la causa méritos bastantes” para estimar responsables criminalmente de dichos delitos a los cinco encausados.

En concreto, el juez considera “muy claro” el relato de la víctima en cuanto a la mecánica de los hechos y la imposibilidad de pedir auxilio tanto por tratarse de un lugar aislado como por la “desproporción física” entre la víctima y los agresores, y además destaca que en la grabación “se aprecia la participación colectiva de todos ellos”. Añade también que acuerda el encarcelamiento provisional dada la “extrema gravedad de los hechos”, la necesidad de protección a la víctima, “así como las elevadas posibilidades de eludir la acción de la justicia ante la gravedad de las penas que en su día pudieran imponerse” y “la posibilidad de reiteración delictiva a la vista de la propia mecánica de los hechos, cometidos en grupo y utilizando además medios audiovisuales”.

Loading...