Los fondos para encontrar a Madeleine McCann se acaban esta semana

El caso Madeleine, la niña británica de tres años desaparecida en mayo de 2007 en un complejo turístico de Praia da Luz (Portugal), podría archivarse tras más de una década de búsqueda infructuosa. El motivo es que los fondos con los que cuenta la Policía Metropolitana para continuar investigando el caso se acabarán este mes. El Gobierno anglosajón de momento no ha anunciado una nueva partida económica para este fin, a pesar de que ha sido requerida por los funcionarios encargados de encontrar a la pequeña.

Los agentes destinados a la operación Grange han estado trabajando desde 2011 en la búsqueda de nuevas pistas que dieran con el paradero de la niña. En abril, el comisario adjunto de la fuerza, Mark Rowley, aseguró que su equipo estaba detrás de una importante linea de investigación que podría dar una respuesta a los interrogantes del caso, por lo que pidió más dinero. Unos fondos -96.000 euros- que el Ministerio del Interior acabó concediendo para el período de abril a septiembre.

En abril el Gobierno británico destinó una partida de 96.000 euros más para encontrar a ‘Maddie’

En todos estos meses ninguna fuente oficial ha llegado a desvelar en qué consiste esta nueva línea de investigación, si bien el tabloide sensacionalista The Sunday Express publicó hace unos meses que la policía británica quería localizar a una persona que se encontraba cerca de la zona en la que desapareció Maddie. Otros datos que han trascendido es que en 2014 los agentes de la operación Grange gastaron casi 19.000 euros en 67 vuelos para investigar el suceso en Portugal, según unos documentos de los que se hizo eco Daily Mail.

En total la policía británica ha destinado 11,1 millones de libras -12,6 millones de euros- y la familia, 568.000 euros, para esclarecer la desaparición, sin duda, una de las más mediáticas de la historia. Si bien el Ministerio de Interior anunció que consideraría esta nueva solicitud de fondos, aún no ha dado más detalles. Mientras tanto, los padres de Madeleine continúan manteniendo que nunca dejarán de buscar a su hija. Y de hecho, la página web oficial ‘Find Madeleine’ sigue pidiendo dinero para la causa.

La vista a través de la ventana de la cama donde dormía la pequeña la noche de la desaparición
La vista a través de la ventana de la cama donde dormía la pequeña la noche de la desaparición
(.)

El suceso se produjo la noche del 3 de mayo de 2007 cuando el matrimonio Kate y Gerry cenaba en un bar situado a 50 metros del apartamento vacacional donde dormían sus tres hijos: Madeleine, de tres años, y los gemelos Amelie y Sean, de dos años. Según la versión de los padres de la niña, cuando Kate se trasladó al apartamento para comprobar que todo estaba en orden, encontró la cama de la niña vacía y a los gemelos, que compartían habitación con Madeleine, durmiendo en sus cunas. La madre también declaró ante la policía que la ventana de la habitación estaba abierta.

Dos hipótesis confrontadas

La del rapto es la principal hipótesis que la familia ha defendido todos estos años e, incluso, llegó a difundir una imagen con un esbozo del supuesto raptor. A pesar de que los esfuerzos de la policía británica siempre han ido en esta línea, no fue así en la investigación liderada durante los primeros meses de búsqueda por Gonçalo Amaral, el agente luso que llevó el caso hasta octubre de 2007.

Amaral, que fue demandado por difamación por la familia de la niña, aunque finalmente resultó absuelto, mantiene la tesis que la muerte de la pequeña fue accidental y que su padre escondió el cadáver. Una tesis que contradicen los actuales investigadores del caso, que afirman que no hay suficientes evidencias para determinar si Maddie está muerta o viva.

Si los fondos se acaban, la policía dejará de investigar el caso

Loading...