Los momentos previos al crimen de Sarrià, en imágenes

Unas imágenes del sumario del caso del doble homicidio cometido la pasada semana por un mayordomo
filipino en Barcelona, difundidas este lunes por los servicios informativos de TV3, muestran al agresor, que después se suicidó, entrar en la sucursal bancaria donde acabó con la vida de la subdirectora.

La investigación del caso ha confirmado que el homicida y la víctima se conocían. De hecho, la subdirectora del banco, una vez cometida la agresión que le acabaría costando la vida, llegó a pronunciar el nombre y el apellido de su asesino.

En la casa en la que este trabajaba, y en la que se encontró el cuerpo sin vida de su otra víctima, un hombre de su misma nacionalidad, el grupo de homicidios de los Mossos d’Esquadra encontró dos notas manuscritas. En una de ellas se daba a entender que la próxima víctima de este hombre sería la banquera, que ocupaba las funciones de directora de la oficina desde hacía tiempo.

El homicida manifestaba a menudo un gran miedo a perder su piso ya que, de hecho, él era el avalador de la vivienda en que residía su sobrino. Se sentía totalmente atribulado por sus problemas económicos, que llevaron al propietario de la casa en la que trabajaba a adelantarle a menudo su sueldo para poder hacer frente a las deudas que acumulaba.

Siempre iba justo de dinero y en los días previos al fatídico desenlace había confesado sus dificultades para conciliar el sueño. Su propia familia era conocedora de sus serios problemas con la ludopatía.

Loading...