Los Mossos captan imágenes del presunto violador de Llavaneres

Los Mossos d’Esquadra que investigan el caso de la brutal violación de una mujer colombiana, de 42 años, el pasado 28 de diciembre, cerca de la estación de Sant Andreu de Llavaneres (Maresme) han podido localizar imágenes de la víctima, pero también de su agresor en los aledaños de la instalación del ferrocarril. Unas imágenes que han distribuido a modo de retrato-robot entre las policías locales de la demarcación y que corroboran una de las líneas de investigación que apunta a que ambos se conocían.

El Tribuna Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) informó ayer que la denuncia por agresión sexual entró en el juzgado de guardia el 3 de enero y que éste se inhibió en favor del de instrucción 2 de Mataró, que ayer recibió la causa y el atestado. Igualmente, detalla que la causa no es secreta y está abierta por los delitos de agresión sexual, robo con violencia y lesiones.

Una de las líneas de investigación se centra en las imágenes obtenidas por las cámaras de videovigilancia de la estación, que habrían aportado más información del sospechoso del ataque pero también de su relación con la víctima, ya que ambos aparecen juntos, sin descartar que se hubieran podido conocer ese mismo día.

Los investigadores también han empezado a tomar declaración a los testigos. En este sentido, el propietario de la cantina de la estación de Llavaneres corroboró que la mujer llegó desfigurada al bar y que pidió llamar por teléfono. La acompañaban dos personas que acababan de estacionar su vehículo y que la habían encontrado herida cuando se dirigía hacia el subterráneo de la estación. Allí, la cubrieron con ropa y le prestaron un teléfono para hacer una llamada personal, mientras llegaba la policía, que la trasladó al hospital de Mataró. Del parte de lesiones, además de varias magulladuras, destacan los tres puntos de sutura que le dieron a la mujer en una ceja.

A pesar de que la víctima y su presunto agresor aparecen juntos en las imágenes captadas en la estación, fuentes municipales apuntan que el agresor abordó a la mujer en el camino que transcurre paralelo a las vías del tren en dirección a Mataró y que la golpeó violentamente hasta arrojarla sobre el acantilado rocoso, donde la abandonó tras consumar la violación y robarle sus pertenencias y el dinero.

En cuanto a las personas que supuestamente habrían denegado de auxilio a la mujer y que no se habrían parado a socorrerla, algunos testigos han matizado que al parecer “no escucharon sus gritos ya que eran deportistas que iban corriendo”.

Desde que se conocieron los hechos, las muestras de condena se han sucedido. Así, el Ayuntamiento de Mataró ha mostrado su rechazo rotundo a las agresiones sexuales. El alcalde de la capital del Maresme, David Bote, ha hecho un llamamiento a participar en la manifestación unitaria contra la violencia el próximo jueves. Por su parte, el Ayuntamiento de Sant Andreu de Llavaneres convocó ayer una concentración de protesta en la plaza consistorial.

Loading...