Los Mossos investigan la relación del crimen de un urbano con el caso de la pornovenganza

Los Mossos d’Esquadra investigan la relación entre la muerte de un guardia urbano que fue localizado el jueves completamente calcinado en el maletero de una furgoneta con el caso de la pornoveganza de la Guardia Urbana. El fallecido era la actual pareja de una agente que sufrió la filtración de una foto sexual. En este asunto será juzgado un subinspector del mismo cuerpo policial que mantuvo una relación sentimental con la mujer años atrás.

La Unidad de Investigación de la policía tras el hallazgo del cadáver comprobó que el número de bastidor del vehículo se correspondía con el propietario, P.R.G, que es agente de la Guardia Urbana. El cuerpo estaba irreconocible, en tan mal estado que los investigadores decidieron indagar si el cadáver se podía corresponder con alguno de los implicados, en mayor o menor grado, en el asunto de la pornovenganza. Rebuscaron entre las personas de su entorno. Lo primero que temieron los mossos fue que la víctima fuera el subinspector. Durante la mañana lo buscaron y al mediodía lograron encontrarle.

El fallecido era la actual pareja de una agente que sufrió la filtración de una foto sexual

Las pesquisas siguieron en busca de más personas que tuvieran algún vínculo con el conflicto sexual. La actual pareja de P.R.G, también fue interrogada y relató que dos días antes había discutido con el fallecido y que éste se había marchado. No sabía nada de él desde que desapareció.

Los investigadores continuaron adentrándose en el caso. También tomaron declaración a las exparejas. A la exesposa del fallecido, una mossa d’esquadra con la que tiene dos hijos, y un agente de la Guardia Urbana con quien la actual novia del fallecido mantuvo una relación. Al final, sólo cabía descartar a P.G.R porque era el único al que no se localizaba.

Pese a que no se descarta oficialmente el suicidio, los Mossos se inclinan por el móvil criminal

La certeza de que el cadáver se correspondía con el agente la arrojó el hallazgo de una prótesis de espalda que se mantuvo a salvo de las llamas. El urbano desaparecido llevaba una prótesis. Sin embargo, las investigaciones de momento no han arrojado luz a este oscuro suceso. Pese a que no se descarta oficialmente el suicidio, los Mossos se inclinan por el móvil criminal.

El cuerpo del agente apareció calcinado en el maletero de un coche en llamas en una pista cerca de la vía BV-2115, en Castellet i la Gornal (Alt Penedès). Un excursionista dio el aviso a los Mossos d’Esquadra al ver como había un vehículo incendiándose en una pista forestal.

El agente fallecido estaba suspendido de empleo y sueldo

El guardia urbano fallecido fue suspendido de empleo y sueldo por la Unidad de Deontología de Asuntos Internos (UDAI) después de ser acusado de agredir a un motorista que se salto una señal de stop. En un video que avanzó La Vanguardia se ve al guardia como lanza una patada al aire que pasa a pocos centímetros del motorista que hizo caso omiso de las indicaciones y sorteó al agente en una peligrosa maniobra.

El agente reaccionó persiguiendo al joven de la motocicleta hasta que en un descampado frente a la perrera presuntamente le agredó. Finalmente, el motorista retiró la denuncia. Sin embargo, el agente se encontraba de baja a la espera de que se resolviera el expediente administrativo abierto contra él por esos hechos

Loading...