Los problemas con la comunidad rumana en Pedrera terminan con detenidos y coches volcados

Los vecinos de Pedrera han dicho basta y se han tomado la justicia por su mano. En este pequeño municipio sevillano llevan años teniendo relaciones muy tensas con la comunidad rumana residente en la zona. El pasado sábado tres rumanos dieron una paliza a un hombre con el que habían tenido un leve accidente de coche. Cansados de esta situación, decenas de vecinos salieron a la calle a protestar y han acabado volcando nueve coches de rumanos.

La Guardia Civil ha detenido a tres manifestantes por ser supuestamente responsables de diversos actos vandálicos. Además, también mantiene arrestados a los tres hombres de origen rumano que propinaron la paliza.

Según detalla el Diario de Sevilla, la gota que colmó el vaso llegó el sábado. A eso de las 22.30 horas Ignacio Pérez iba con su esposa en el coche rumbo al tanatorio de Pedrera. Forman parte de una familia muy querida en la zona conocida como los Plateros. Cuando pasaban por un polígono industrial el vehículo que llevaban detrás los adelantó por la derecha con una maniobra antirreglamentaria. Ambos vehículos chocaron, pero solo hubo daños menores.

Una acalorada discusión tras un accidente de tráfico encendió la mecha

Los problemas llegaron cuando Ignacio Pérez trató de hacer el parte amistoso. Del otro coche se bajaron tres rumanos, un padre con su hijo y un amigo. Empezó entonces una acalorada discusión en la que al parecer uno de ellos agarró por la pechera a la esposa de Pérez. Éste intervino para proteger a su mujer y acabó recibiendo una brutal paliza. Al parecer hasta le golpearon en la cabeza con un embellecedor que había saltado de uno de los vehículos. Acabó malherido y con una importante contusión.

Tras la correspondiente denuncia, la Policía Local de Pedrera se encargó del atestado por el accidente de tráfico y la Guardia Civil procedió a la identificación y detención de los agresores. Se les acusa por un delito leve de lesiones y están a disposición judicial.

Como los Plateros son muy conocidos en Pedrera, la noticia de la paliza llegó a oídos de todos los vecinos. Esa misma noche se produjo una concentración espontánea en las dependencias de la Policía Local donde permanecía arrestados los agresores. En cuanto trasladaron a los rumanos a otras dependencia la protesta descendió en número, pero llegaron entonces los primeros actos vandálicos.

El sábado volcaron tres coches de dueños rumanos, y el domingo, ya concentrados a través de las redes sociales, unas 200 personas se dieron cita a las puertas del ayuntamiento para mostrar su rechazo a la comunidad rumana. Pese al llamamiento a la calma desde el consistorio y la Guardia Civil, decenas de vecinos perdieron la paciencia y volcaron otros seis vehículos.

Las investigaciones siguen adelante y no se descartan nuevas detenciones en los próximos días. Lo que ahora se ha hecho patente es que en Pedrera se ha llegado a una situación límite con la comunidad rumana que vive allí. Los lugareños les acusan de protagonizar numerosos robos y ser violentos, mientras que los rumanos que han hablado con Diario de Sevilla rechazan las acusaciones.

La comunidad rumana pide que no les metan a todos en el mismo saco

Dicen los rumanos que porque haya unas personas problemáticas entre ellos no tienen por qué meterlos a todos en el mismo saco. Lamentan que por culpa de la discusión tras el accidente de tráfico ahora esté pagando toda la comunidad las consecuencias. Se quejan de que ahora no son capaces de salir de casa ante el temor de ser atacados por los vecinos.

Por su parte, el Ayuntamiento ha emitido un comunicado llamando a la calma y recordando que Pedrera es un “ejemplo de tolerancia y respeto”, y ha dado “múltiples ejemplos” de ello, para defender su alcalde, Antonio Nogales, que “no se puede empañar esa larga trayectoria por unos hechos que siendo preocupantes no deben hacer perder la calma”.

Loading...