Inicio Sucesos Médicos Sin Fronteras denuncia que las políticas migratorias de la UE están...

Médicos Sin Fronteras denuncia que las políticas migratorias de la UE están «normalizando» la violencia como «disuasión»

   MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) –

   Médicos Sin Fronteras ha denunciado que las políticas migratorias de la Unión Europea (UE) están «normalizando» la violencia «como forma de disuasión», según se desprende de su informe ‘Muerte, desesperación y desamparo: el coste humano de las políticas migratorias de la UE’.

   «Se ha arraigado una normalización de la violencia contra refugiados y migrantes, con importantes inversiones de las instituciones de la UE en terceros países como Níger y Libia, donde a menudo se bloquea o se devuelve forzosamente a las personas, que se enfrentan a un trato inhumano», asegura.

   Según ha informado MSF, el informe detalla los resultados de las operaciones médico-humanitarias entre agosto de 2021 y septiembre de 2023 de esta organización en 12 países de Europa y África, así como en el Mediterráneo central. Para ello, ha apuntado que se han realizado testimonios de personal médico y pacientes, más de 20.000 consultas médicas, de salud mental y de urgencias en las fronteras de la UE, y más de 8.400 personas rescatadas en el mar.

   «Pone de relieve cómo, en cada paso del viaje migratorio de las personas hacia la UE y dentro de ella, su salud, bienestar y dignidad se han visto sistemáticamente socavados por la interrelación de políticas y prácticas violentas arraigadas en las políticas de la UE y de sus Estados miembros», expone.

   En esta misma línea, explica que la violencia, en sus diferentes y entrelazadas formas, ha sido «una constante» en los contextos donde ha trabajado y que ha tenido que «responder» a «sus consecuencias». «La violencia sigue marcando las propuestas presentadas a nivel nacional y regional en la UE. Las actuales reformas presentadas en el Pacto de Migración y Asilo de la UE incorporan aún más una red de violencia que pretende disuadir y excluir a quienes buscan seguridad», lamenta.

   En este sentido, denuncia que las personas que buscan protección, principalmente de países de África, Oriente Próximo y Asia, se ven «atrapadas» de forma «violenta» en países no pertenecientes a la UE, «sin acceso a asistencia sanitaria ni protección debido a los acuerdos de externalización de la UE».

   Asimismo, MSF pone de manifiesto que las personas que cruzan las fronteras de la UE «están muriendo de deshidratación, hipotermia y heridas al intentar ponerse a salvo o escapar de violentas devoluciones en calientes» y que otras se ahogan en los mares Mediterráneo y Egeo «debido a la falta de asistencia y búsqueda y salvamento, y a las peligrosas prácticas de los guardacostas».

   También muestra que, en la frontera polaca, casi el 40% de los pacientes presentaban lesiones causadas por la infraestructura del muro fronterizo. En las fronteras de Grecia, Bulgaria, Hungría y Polonia, MSF trató heridas y daños causados por la violencia con la que se acompañaron las prácticas de expulsión. Además, añade que atendió a los supervivientes de 12 naufragios frente a las costas de Italia y Grecia que, en conjunto, causaron hasta 875 muertos o desaparecidos.

   Las conclusiones del informe también muestran que las personas que consiguen cruzar a la UE se enfrentan a medidas que «minan su salud y bienestar» a su llegada, como los Centros Cerrados de Acceso Controlado financiados por la UE en Grecia o los Centros de Identificación y Recepción (conocidos como hotspots). «Los trastornos depresivos, por estrés postraumático y de ansiedad son frecuentes entre los pacientes, incluidos los niños, mientras que las afecciones cutáneas contagiosas prevenibles causadas por unas condiciones de vida e higiene deficientes han ido en aumento», apunta MSF.

   Por otro lado, precisa que las personas que consiguen llegar a las costas de Europa se encuentran con políticas de «disuasión» que «les privan de cualquier posibilidad de curarse, asentarse y vivir con dignidad». En este punto, señala que las personas a las que se deniega el acceso al asilo y a los derechos relacionados con la acogida se ven «obligadas» a vivir en la calle o en casas ocupadas.

PIDE «SOLUCIONES SIGNIFICATIVAS»

   Finalmente, MSF ha pedido a la Unión Europea «soluciones significativas» ante «la deshumanización, el racismo contra refugiados y migrantes de países no europeos y el enfoque basado solo en blindar la seguridad».

   «Requiere un cambio de rumbo urgente y fundamental, junto con soluciones significativas que aborden las causas subyacentes que, durante demasiado tiempo, han provocado muertes sin sentido, lesiones y traumas a largo plazo entre las personas que buscan protección en las fronteras de la UE», señala en su informe ‘Muerte, desesperación y desamparo: el coste humano de las políticas migratorias de la UE’.