Muere un niño de 13 años al precipitarse por un acantilado en Roses

Trágico suceso en la localidad ampurdanesa de Roses. Un niño de 13 años, que participaba en unas colonias organizadas por un centro de recreo de Solsona, ha muerto al precipitarse accidentalmente por un acantilado.

Según fuentes de emergencias, el grupo de menores de las comarcas de Lleida se encuentran pasando unos días de colonias en un cámping de la localidad, dónde estaban recorriendo el camino de ronda. A la altura de cala Montjoi y Cala Pelosa, por causas que se desconocen, uno de ellos habría resbalado y se ha precipitado desde una altura de unos 30 metros.

El accidente, en una zona de difícil acceso

Los servicios de emergencias han recibido el aviso de uno de los monitores al mediodía. A pesar de que tanto Mossos d’Esquadra y la Policia Local, como el sistema de Emergencias Médicas (SEM) y los bomberos han podido acudir al lugar, que no es accesible por tierra, no se ha podido hacer nada por salvarle la vida.

Una embarcación particular ha trasladado a los primeros efectivos de Bomberos hasta la zona del accidente y han practicado las primeras maniobras de reanimación. Posteriormente, un helicóptero ha trasladado al niño en estado muy crítico hasta cala Montjoi, donde una ambulancia del SEM lo ha recogido y lo ha llevado hasta el Centro Médico del Càmping de la zona, donde finalmente se ha certificado la muerte.

Ha sido activado el servicio de apoyo psicológico

Los servicios de emergencias han activado el servicio de apoyo psicológico para los padres del menor, sus compañeros y monitores. Por su parte, la alcaldesa de Roses, Montse Mindan, ha contactado con el alcalde accidental de Solsona para ofrecer el apoyo municipal en todo lo que sea necesario.

Imagen de archivo de los Mossos d'Esquadra en una operación en Roses Imagen de archivo de los Mossos d’Esquadra en una operación en Roses (Mossos)
Loading...