Ocupación masiva de pisos públicos en la Mina tras la trama sobre vigilancia fraudulenta

Un grupo organizado ha ocupado en las últimas horas decenas de pisos de protección oficial en el barrio de la Mina, en Sant Adrià de Besòs. Se trataría de alrededor de cuarenta personas, según coinciden distintas fuentes vecinales, no residentes en el barrio pero vinculadas directamente a clanes de la Mina.

Fuentes de Mossos d’Esquadra han confirmado que la acción se produjo durante la tarde de este martes 11 y la noche y madrugada del 12 de julio, en la zona nueva del barrio adrianense. Los pisos afectados están repartidos por tres bloques en las calles Anna Frank, Manuel Fernández Márquez y Rambla de la Mina.

A raíz del aviso de distintos vecinos, los Mossos pusieron los hechos en conocimiento del propietario de los inmuebles, el Consorcio de la Mina, que integra a varias administraciones públicas. Por el momento no se tiene un recuento total de las viviendas afectadas, dado que no se han interpuesto las denuncias correspondientes. Parte de estos pisos sin adjudicar estarían destinados a familias con derecho a realojo del bloque Venus, cuya demolición o rehabilitación lleva una década encallada.

La policía catalana ha desplegado un dispositivo especial en la zona para evitar más ocupaciones y evitar cualquier alteración del orden público. Sin embargo, algunas fuentes vecinales apuntan que los Mossos podrían haber desalojado ya, durante las primeras horas de ocupación, algunos inmuebles. Fuentes oficiales, en cambio, no lo confirman y recuerdan que no pueden actuar si no hay denuncia previa.

¿Venganza por la trama de vigilancia?

La ocupación coordinada se produce apenas un mes después del desmantelamiento de una presunta trama de desvío irregular de fondos del Consorcio de la Mina a clanes poderosos del barrio. Entre los detenidos estaban el concejal del PSC local y vicepresidente del Consorcio, Juan Carlos Ramos, y varios integrantes de uno de los clanes, incluido el patriarca Ángel Amaya Montero ‘Tío Cristina’. Ramos, que fue liberado con cargos el mismo día de su detención, declaró ante el juez la semana pasada. El gerente del Consorcio, Juan Luís Rosique, también estaría entre los cargos investigados.

Según la investigación policial, aún en curso y surgida de otra sobre tráfico de drogas, el pago se producía supuestamente a cambio de que esta familia y sus colaboradores garantizaran la seguridad de las viviendas públicas vacías e impidieran eventuales ocupaciones mediante empresas pantalla de vigilancia privada. A lo largo de casi una década de dura crisis, en uno de los barrios más pobres del área metropolitana, estas promociones de pisos de protección oficial permanecieron vacías e intactas.

La enésima mala noticia para Venus

La ocupación de estas viviendas dificulta todavía más el derribo del conflictivo bloque Venus de la Mina, prevista en el ambicioso Plan de Transformación que en el año 2000 trató de dignificar el barrio. El edificio sufre actualmente una grave degradación y algunos de los pisos vacíos que contiene se estarían aprovechando –según denuncian los favorables al desalojo– para el narcotráfico y otras actividades delictivas.

Interior del bloque Venus del barrio de la Mina, que registra frecuentes cortes de luz por los picos de consumo en pisos donde se cultiva marihuana Interior del bloque Venus del barrio de la Mina, que registra frecuentes cortes de luz por los picos de consumo en pisos donde se cultiva marihuana (Archivo / Àlex Garcia)
Loading...