Padre e hijo mueren en un accidente de tráfico al chocar el uno con el otro

Una familia de Alabama (EE.UU.) ha sufrido una tragedia por partida doble este fin de semana. Jeffrey Brasher, de 50 años, y su hijo Austin (22) fallecieron en un accidente de tráfico, pero no iban en el mismo vehículo. El joven regresaba a casa en su camioneta después de una fiesta, mientras que el progenitor iba rumbo al trabajo con su coche. Chocaron el uno con el otro sobre las cuatro de la mañana.

El suceso ocurrió la madrugada del sábado a menos de 30 kilómetros de la residencia familiar en Bankston. Las autoridades revelaron a los medios locales que ninguno de los dos llevaba el cinturón de seguridad y que uno de los dos vehículos cruzó al carril contrario, pero no especificaron quién fue el causante. Aunque indican que el alcohol que había consumido el hijo en la fiesta podría estar detrás del accidente.

Padre e hijo estaban muy unidos y eran muy queridos en Bankston

Jeffrey era un conocido distribuidor de pan de la zona. Como cada día se levantó de madrugada para empezar su jornada laboral. Iba a viajar desde su pueblo rural hasta una panadería en Winfield, pero nunca llegó a su destino.

Por su parte, Austin era un graduado en tecnología que trabajaba como maquinista. Esa noche estaba disfrutando de una fiesta con sus amigos y, según desveló una prima suya a la prensa, ingirió alcohol antes de coger su camioneta Chevrolet de 2004.

Padre e hijo estaban muy unidos según recogen los medios locales. Jugaban juntos a golf y eran muy queridos en su pequeño pueblo. La revista ‘People’ explica que los vecinos han colgado carteles en toda la zona para que los transeúntes recen por la familia Brasher. Además, en algunas tiendas se han instalado mesas de donaciones para ayudar a la viuda.

Loading...