Pillado ‘in fraganti’ un camionero que sextuplicaba la tasa máxima de alcoholemia

Diversos usuarios de la carretera N-340 alertaron a las autoridades sobre la presencia de un camión que circulaba haciendo ziga-zagas. Los Mossos d’Esquadra, tras localizar el vehículo, confirmaron que el conductor estaba ebrio y sextuplicaba la tasa máxima de alcoholemia para el transporte de mercancías – en 0,15 mg/l por aire espirado-.

Los hechos ocurrieron la noche del 23 de diciembre a la altura de Roda de Berà (Tarragonès) en sentido Barcelona. Rápidamente, una patrulla se desplazó al lugar y comprobó que un vehículo transitaba muy lentamente por el carril de servicio. Tras darle el alto, el conductor salió del camión mostrando evidentes síntomas de embriaguez.

La prueba de alcoholemia confirmó las sospechas de los conductores que habían dado la alerta

La prueba de alcoholemia confirmó las sospechas de los conductores que habían dado la alerta: el alcoholímetro marcó una tasa de 0,97 mg de alcohol por aire expirado cuando el límite para los conductores de transporte de mercancías está fijado en 0,15 mg/l.

El conductor quedó detenido y el vehículo inmovilizado. En este caso también había otra persona a bordo del camión –el segundo conductor- pero tampoco podía ponerse al volante porque dio una tasa de alcoholemia similar a la de su compañero, 0,85 mg/l. El detenido pasó a disposición judicial el día después y el juez decretó libertad con cargos.

Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre los jóvenes de entre 18 y 24 años

Conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas es uno de los factores más frecuentes que puede originar un accidente de tráfico, la principal causa de muerte entre los jóvenes de entre 18 y 24 años. Por este motivo las autoridades van a la ‘caza’ de los conductores que superan la tasa máxima de alcoholemia permitida, como es el caso de este camionero detenido en Roda de Berà.

Dar positivo en un control de alcoholemia puede ser considerado un ilícito penal, con penas de cárcel de hasta un año, cuando la tasa de alcohol en aire espirado es superior a 0,60 miligramos por litro o la tasa de alcohol en sangre excede de 1,2 gramos por litro. Por debajo de este límite, el positivo por alcoholemia suele comportar una infracción administrativa castigada con la retirada de puntos del carné y una sanción económica.

Superar la tasa máxima de alcohol permitida puede suponer penas de cárcel
Loading...