‘Príncipe’, un astado de 630 kgs, recupera el nombre de Toro de la Vega aunque sin alancear y transcurre “sin escraches”

Publicado 12/09/2017 12:53:14CET

   El patronato del Toro de la Vega pide recuperar la tradición ancestral y espera a que la justicia se pronuncie contra la norma autonómica

   MADRID, 12 Sep. (EUROPA PRESS) –

   ‘Príncipe’, un astado de 630 kilogramos de la ganadería Hermanos Sánchez Herrero, ha recuperado la denominación de ‘Toro de la Vega’ de Tordesillas (Valladolid), después de que en 2016 pasó a llamarse ‘Toro de la Peña’ a consecuencia de la prohibición de la Junta de Castilla y León de dar muerte al toro en público, lo que transformó el torneo en un encierro por el campo al uso que se ha celebrado este martes con rapidez y normalidad.

   El festejo ha transcurrido con normalidad, sin cogidas ni incidentes y según la legislación vigente, pero con las banderas a media asta por el accidente de este domingo en el que falleció una mujer de 54 años al volcar un remolque de un tractor el día de la Virgen de la Peña, que da nombre a las fiestas de la localidad vallisoletana.

   Poco antes del encierro, que se ha celebrado sin la presencia de los grupos antitaurinos de años pasados, más de un centenar de vecinos se ha concentrado, precisamente, para reclamar lo contrario, recuperar su tradición, tal y como se venía celebrando durante siglos.

   El 19 de mayo de 2016 la Junta de Castilla y León aprobó un Decreto Ley que prohibía la muerte en público del toro y lo convirtió así en un encierro por el campo al uso.

   La comunidad autónoma ponía fin de esta manera a la polémica suscitada en los últimos años en los que organizaciones antitaurinas acudían al pueblo vallisoletano para exigir la prohibición del torneo, que consistía en alancear al toro cuando llegaba hasta la vega del Duero.

   El toro de la Vega, según algunas referencias históricas, está vinculado a los torneos y justas de los siglos XIV y XV y desde el siglo XIX se realizaba según el rito que terminó en 2015.

   En 2016, pasó a llamarse Toro de la Peña, pero en 2017, ha recuperado el nombre por un acuerdo unánime del Ayuntamiento que contó con el respaldo de las peñas de la villa tordesillana. De hecho, la Junta de Castilla y León había recomendado en diciembre de 2016 que se volviera a la denominación tradicional.

   Al término del encierro, Jesús López, socio fundador del Patronato del Toro de la Vega en 1976, ha afirmado a Europa Press que el festejo ha transcurrido “perfectamente”, en escasos 25 minutos y ha llegado desde su salida en la calle de San Antolín hasta el puente sobre el río Duero en cinco minutos.

SIN ESCRACHES, COGIDAS NI INDICENTES

   “Se ha producido sin incidentes, sin cogidas, sin ‘escraches’ y sin manifestaciones antitaurinas y ahora en la Plaza Mayor se bailará la tradicional danza popular del Toro de la Vega, que es representativa del torneo que gracias al decreto de la Junta ya no permite matar al toro en el campo, aunque es paradójico que luego se llevan al toro al matadero”, ha comentado.

   López ha precisado que el rápido toro ha entrado en la vega del Duero donde después le han seguido mozos a caballo o a pie por el prado para, a continuación guardarlo en el pinar hasta el jueves, cuando volverá a enfrentarse con los tordesillanos.

   En este contexto, ha añadido que el segundo martes de septiembre es festivo en Tordesillas desde que el rey de Castilla Enrique IV concedió al municipio el privilegio del Mercado Franco en 1453. Así, ha precisado que con ese privilegio, el monarca dispuso que todos los martes del año menos uno se pudieran vender mercancías en Tordesillas, menos uno, que era feriado y se destinaría al disfrute de los vecinos y de los pueblos de la comarca, que acudirían no a vender ni comprar sino a entreteneree.

   “Es curioso que desde el siglo XV ese documento refleje el torneo de un toro que va hacia la vega y allí era alanceado a pie o a caballo por lanceros uno a uno y no muchos a la vez como se ha hecho pensar. Se ha pensado, gracias a los antitaurinos, que eran una panda de garrulos, pero es no es cierto, el enfrentamiento con el toro es mozo a mozo, sin capas ni burladeros, con el toro en un terreno arenoso y con su astado en perfecto estado. Esa era la norma y la tradición”, defiende.

   De hecho, ha recordado que el Toro de la Vega fue calificado como Fiesta de interés turístico de España, como recoge el Boletín Oficial del Estado hasta que la Junta de Castilla y León “cambió la ley” de espectáculos taurinos, en su opinión, “para acabar con los escraches mercenarios que llevaban diez años haciendo barbaridades contra el pueblo, como agresiones o quemas hasta que han acabado con la fiesta”.

   A su juicio, López advierte de que los animalistas han derribado “la piedra angular de la tauromaquia” porque el Toro de la Vega es un festejo documentado y reglado desde hace varios siglos. “Piensan que así van a acabar con la fiesta. Tordesillas ha aguantado estos escraches con dolor e indignación porque es imposible luchar contra esos molinos de viento que son los animalistas”, ha lamentado.

   Finalmente, ha dicho que el camino ahora es esperar a la decisión de los tribunales porque considera que se ha violentado el derecho conseutudinario del pueblo, que mantenido por la costumbre reglamentado y regulado, con su ordenanza. “La ley se sustenta en la costumbre y ahora nos acostumbramos a que las normas las cumple el que quiere y el que no quiere no pasa nada”, ha sentenciado López, que asegura que el pueblo está indignado.


Loading...