Segunda redada en el Raval contra pisos ocupados en los que se vendía droga

Agentes de Mossos d’Esquadra y de la Guardia Urbana de Barcelona han realizado por segundo día consecutivo un operativo contra el tráfico de droga en el barrio del Raval. El dispositivo de este jueves por la mañana ha permitido desmantelar dos puntos de venta de drogas “muy relevantes” ubicados en las calles d’en Roig y Botella, en las que se habían reiterado las protestas vecinales en los últimos meses por la presencia de traficantes y el incremento del consumo intravenoso en la vía pública.

En esta ocasión se trataba también de dos pisos ocupados ilegalmente con la finalidad expresa de convertirlos en puntos de distribución de drogas. Uno de los dos domicilios, que ya ha quedado clausurado y tapiado por su legítimo propietario, se había convertido en un punto muy activo de distribución de sustancias estupefacientes al que acudían toxicómanos a diario para adquirir y consumir drogas.

El despliegue ha llevado a la identificación de cinco personas, que no estaban relacionadas directamente con la investigación pero sí ocupaban los inmuebles, y la intervención de pequeñas cantidades de droga. Los investigadores no descartan que a lo largo del día se realicen nuevas detenciones relacionadas con estos hechos, que se sumarían a las tres del día anterior.

 La investigación se inició hace unos meses a raíz de las quejas de varios vecinos que señalaban que había varias personas que distribuían drogas sin ningún disimulo desde un inmueble ocupado, que fue clausurado este miércoles. El Grupo de Salud Pública de la Unidad de Investigación de Ciutat Vella, junto con la Guardia Urbana de Barcelona, ​​iniciaron un dispositivo de vigilancias y seguimientos para poder comprobar los hechos, haciendo las actas de vigilancia y decomisos a personas que acudían a este domicilio para consumir y adquirir la droga.

A partir de estas vigilancias, comprobaron también que había dos domicilios más –los intervenidos este jueves– desde donde se estarían vendiendo y almacenando sustancias estupefacientes. El juez encargado del caso autorizó realizar registros en los cuatro inmuebles detectados. Tras las dos redadas de esta semana, el barrio del Raval suma ya 18 de entradas en domicilios y 16 detenidos desde principios de año relacionados con tráfico de droga. Varias investigaciones paralelas siguen abiertas y no se descartan próximas intervenciones.

Malestar vecinal

En los últimos meses el malestar vecinal se ha disparado en varias calles del Raval por el aumento del tráfico de droga. Algunos vecinos se han organizado para plantar cara a los traficantes, con caceroladas y manifestaciones nocturnas en calles como Riereta y d’en Roig. Denuncian que los traficantes les insultan y amenazan, además de causar graves problemas de convivencia a causa de peleas. También critican la suciedad que genera esta actividad y que habría aumentado la presencia de personas inyectándose heroína en la vía pública.

El colectivo Acció Raval ha llegado a elaborar un mapa de puntos de venta de droga en el barrio, en el que han señalado una veintena de locales y pisos.

Los dos cuerpos de policía mantienen dispositivos de seguridad en la zona y tienen abiertas investigaciones alrededor de varios puntos desde donde también se estaría traficando, a partir de las denuncias de vecinos, pero advierten que la verificación de la información aportada y los trámites judiciales requieren un tiempo indispensable para que los operativos tengan éxito.

La segunda redada policial ha clausurado dos de los puntos de venta más activos del barrio

Loading...