“Sufrí un tremendo golpe por detrás en mi pie derecho, volé”

Conchita Colás está convencida de que Mario García Montealegre, conocido como “el chico de la patada”, fue el hombre que la agredió el 9 de octubre de 2014, según relata a El Mundo. Este tercer testimonio aparece después de que la Fiscalía Provincial de Barcelona haya pedido tres años de cárcel para el acusado y una indemnización de 45.000 euros por
atacar por la espalda a una mujer en la Diagonal de Barcelona
.

Esta podría no haber sido la primera vez que el joven atentaba contra la integridad física de una mujer con el objetivo de que un amigo le grabara con el móvil para poder difundirlo. Lo hizo presuntamente un año antes en el paseo marítimo de Benidorm. Y, según Colás, también en 2014, cuando ella se convirtió en su víctima.

Los hechos ocurrieron en los pasillos del Corte Inglés de la calle Francesc Macià de Barcelona, cuando el chico, natural de Talavera de la Reina (Toledo) supuestamente pateó a Conchita. “Sufrí un tremendo golpe por detrás en mi pie derecho, volé. Me estampé contra el suelo, fractura de húmero, traumatismo en la sien y en la rodilla, aún tengo que utilizar plantillas, y derrames de líquido sinovial. Todo un regalo me dejó el hijo de…”, relata.

Pero nadie vio la escena y Mario, según ella, se quedó detrás “haciéndose el loco”. Conchita se dirigió a él, pero el joven le aseguró que no había hecho nada y que estaba allí esperando a su madre y, después, se fue. Sin embargo, Colás se percató que al fondo del pasillo había alguien grabando con un móvil la escena.


Quiero que pague por las más de 60 sesiones de rehabilitación que hice por su patada
Conchita Colás

Tras convertirse el vídeo de la agresión a la otra chica en la Diagonal de Barcelona en viral, Colás asegura que reconoció al agresor y decidió denunciarlo a los Mossos. Según su versión, en la rueda de reconocimiento el chico estaba irreconocible –con bigote y barba-, por lo que la denuncia no se acabó de concretar.

Ahora, sin embargo, ha cambiado de opinión: quiere participar como acusación en el procedimiento actual contra García Montealegre por la agresión del 22 de febrero de 2015 en la Diagonal. Y asevera: “Quiero que pague por las más de 60 sesiones de rehabilitación que hice por su patada”.

En su declaración ante el juzgado de Talavera, el agresor mostró su arrepentimiento y aseguró que se trataba de un hecho puntual debido a su estado de embriaguez. No opina lo mismo el fiscal del caso, que le acusa de dos delitos contra la integridad moral y otro de lesiones, con un agravante de alevosía y discriminación por sexo, al considerar “el afán de humillar y ridiculizar a una mujer por el hecho de serlo”.

La Fiscalía acusa al joven de dos delitos contra la integridad moral y otro de lesiones
Loading...