Tensión en la Mina por la ocupación masiva de pisos, que obstaculiza el derribo de Venus

El barrio de la Mina, en la frontera entre Sant Adrià del Besòs y Barcelona, vuelve a vivir días tensos. La preocupante situación de este vecindario, de la que entidades vecinales alertan desde hace más de dos años por el aumento de la droga y el consiguiente empoderamiento de los clanes mafiosos, ha registrado esta semana un nuevo capítulo. Este miércoles la Mina amanecía con alrededor de 40 pisos de protección oficial asaltados por un grupo organizado de ocupantes.

La acción, como avanzó este miércoles La Vanguardia en primicia, se produce tras la desarticulación de una presunta trama de desvío de fondos públicos a empresas de seguridad irregulares, tapadera de clanes que tienen entre sus actividades la vigilancia de espacios en obras o vacíos. La operación policial destapó un entramado de alta complejidad –que sacó a la luz el diario Ara hace un año– y llevó a varias detenciones de gran relevancia, como el concejal socialista Juan Carlos Ramos y el patriarca Ángel Amaya Montero ‘Tío Cristina’. Entre las labores presuntamente encargadas a este clan estaba la custodia de los tres bloques afectados.

Según ha podido saber La Vanguardia, el Consorcio de la Mina –que es el propietario de las viviendas– presentó la primera denuncia por las actuales ocupaciones el martes por la noche y amplió la demanda a la mañana siguiente al constatarse nuevos casos. Los Mossos d’Esquadra efectuaron tres desalojos, pero las tres viviendas en cuestión habrían sido igualmente ocupadas unas horas más tarde.

El regidor del PSC de Sant Adrià de Besòs, Juan Carlos Ramos, entrando en los juzgados de Badalona para declarar por la presunta trama El regidor del PSC de Sant Adrià de Besòs, Juan Carlos Ramos, entrando en los juzgados de Badalona para declarar por la presunta trama (Jordi Pujolar / ACN)

Ante la proliferación de casos, el Consorcio ha hecho tapiar preventivamente los pisos públicos vacíos que quedaban sin ocupar. Los Mossos d’Esquadra custodian con un dispositivo reforzado y arma larga los bloques afectados, que están situados en las calles Anna Frank, Manuel Fernández Márquez y Rambla de la Mina. Según ha informado TV3 este mediodía, el contrato de vigilancia vigente expiraba dentro de cuatro días y esta semana también se habría producido un robo en un almacén de la zona en el que el Consorcio guardaba las planchas metálicas que se usan para impedir nuevas ocupaciones.

La situación es ahora de muy difícil resolución y genera tensión entre los diferentes colectivos de vecinos. Los ocupantes aseguran que son personas sin recursos y con menores a su cargo. Administración y policía, no obstante, ven una vinculación entre las detenciones, la vigilancia de los pisos y la ocupación. El secretario de Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat, Francesc Iglesies, ahora al frente del Consorcio de la Mina, ha asegurado en declaraciones a TV3 que el ente defendería la “tolerancia cero” a los reductos “de impunidad” del barrio.

Enojo en Venus

Diferentes fuentes vecinales coinciden en destacar la inoportunidad de estas ocupaciones, puesto que algunos de los pisos debían destinarse a realojar a familias del conflictivo bloque Venus. Este edificio, en el corazón del barrio, tenía que derribarse según el prometedor Plan de Transformación de la Mina 2000-2010, que descarriló por la irrupción de la crisis, los recortes y la controvertida gestión cotidiana del Consorcio. Durante la última década, en pleno debate sobre la continuidad del plan por parte de las administraciones que forman este ente gestor, la demolición de Venus ha embarrancado por razones presupuestarias.

La demora ha propiciado una insólita degradación de este bloque, los vecinos del cual denuncian que las viviendas que han quedado vacías son hoy un foco de narcotráfico e insalubridad. Una de las caras más visibles de la lucha de estos vecinos, Paqui Jiménez, ha reprochado directamente al alcalde de Sant Adrià de Besòs, Joan Callau, la situación que viven. En varios apuntes de Twitter, le ha afeado que las familias de Venus se han quedado “sin realojo y con una ocupación”, a lo que el alcalde ha respondido reconociendo que está “preocupado” y ha recordado que el consistorio siempre fue favorable al derribo.

Loading...