Un brusco descenso de emergencia aterrorizó a los pasajeros de un vuelo Ibiza-Leeds

Los 180 pasajeros y la tripulación del vuelo LS264 que enlazaba Ibiza (Islas Baleares) con el aeropuerto de Leeds Bradford vivieron la hora más larga de sus vidas a causa de un descenso de emergencia. El avión, que opera la aerolínea Jet2, sufrió un error técnico este domingo 16 de julio que lo llevó a perder altura bruscamente.

Al precipitarse hacia el mar, la pérdida de presión obligó a todo el pasaje a colocarse las mascarillas de oxígeno que se desprenden de los compartimentos situados sobre cada asiento. El pánico se apoderó del pasaje, que veía por las ventanillas como la nave descendía a gran velocidad y el mar parecía estar cada vez más cerca.

Una de las viajeras a bordo, Nickola Tye, ha colgado en su perfil de Facebook el vídeo que grabó durante aquellos instantes de caos, en el que se aprecia como los compañeros de viaje sentados en las filas de delante suyo respiran asustados a través de las mascarillas y escudriñan la ventana más cercana. De 39 años y residente en Worksop, viajaba de regreso a casa tras pasar unas vacaciones en Ibiza junto a una amiga.

“Si ocurre algo… Te quiero”

Tye, que está casada y tiene dos hijos, ha explicado al periódico británico Daily Star que llegó a enviar un mensaje SMS de despedida a su marido, porque llegó a pensar que no sobreviviría. “El avión está cayendo y las máscaras de oxígeno se han soltado, si ocurre algo… Te quiero”, le escribió. “Todo lo que podía pensar es que no volvería a ver de nuevo a mi marido ni a mis dos niños pequeños”, ha declarado. Al descender tanto, afirma, su móvil llegó a tener cobertura.

Según su relato, cuando llevaban media hora de vuelo el piloto de repente advirtió por megafonía que todo el pasaje debía “prepararse para un descenso de emergencia”, mientras empezaban a sonar alarmas en la cabina. Afortunadamente el piloto consiguió estabilizar la nave a menor altura y solicitó permiso para aterrizar en Barcelona.

Mientras duraba el descenso, señala Tye, todos estaban tan aterrados que no llegaron a asimilar por completo lo que sucedía. Al llegar a tierra, sin embargo, les embargó la emoción y quedaron muy impactados. “Mientras está pasando tu cerebro entra en shock pero al aterrizar fue cuando nos impactó de verdad”, explica. “Ha sido terrible, cuando tocamos tierra pude ver a personas llorando, aún en shock por lo que había sucedido”, ha declarado también al diario italiano Corriere della Sera.

Otro pasajero, Tom Miller, ha asegurado al Daily Star que él también envió un mensaje de adiós a su esposa, porque también temió una tragedia. “I love you babe”, decía el corto texto de este inglés de 39 años. Según contó Miller a la BBC Look North, sólo pudieron respirar tranquilos cuando el piloto dijo que estaban “a un nivel seguro” y que se podían quitar las máscaras.

Un vuelo con final feliz

Tras esperar cuatro horas en el aeropuerto de Barcelona – El Prat, los atemorizados pasajeros pudieron embarcar en otro avión rumbo a Leeds. La aerolínea explicó que el incidente fue causado por un “problema técnico menor” y destacó que su “tripulación altamente capacitada siguió todos los procedimientos e hizo un descenso controlado antes de aterrizar con seguridad” en Barcelona. Jet2 pidió disculpas a los afectados y remarcó que “la seguridad y bienestar” de los pasajeros “serán siempre la prioridad número uno” de la aerolínea.

Loading...