Un conductor ebrio confunde las instalaciones de la Policía con un parking público

Eran casi las cuatro de la madrugada cuando un joven de 38 años, acompañado de una mujer, decidió aparcar su vehículo. Vio un portal abierto y se metió para adentro con su coche. No se percató de que estaba confundiendo un parking público con las instalaciones de la Policía Municipal de Pamplona. Cuando los agentes encargados de la seguridad se acercaron pudieron comprobar que el conductor estaba muy influenciado por la ingesta de bebidas alcohólicas.

Según informa la Policía, el joven siguió con su plan de aparcar a pesar de que en el parking sólo había coches patrullas. No le extrañó aquel decorado. Tras la identificación pertinente, los agentes descubrieron que el conductor iba sin carné – lo perdió en una sentencia judicial anterior- y evidentemente perjudicado por el alcohol. A pesar de ello se negó a someterse a una prueba de etilometría.

Titubeante, el hombre intentó explicar que se había confundido con un parking público y que ya se iba de allí. Obviamente los policías se lo impidieron y quien se puso al volante fue la acompañante. Ahora el conductor ebrio está acusado de tres delitos: conducir bajo la influencia de alcohol, negativa a someterse a la prueba de alcoholemia y pérdida de vigencia del permiso de conducir. Mañana se espera que pase a disposición judicial.

Loading...