Un hombre fallece el día de su cumpleaños tras superar un cáncer

Después de nueve meses luchando contra un cáncer, un linfoma de células B que se había extendido por varios órganos de su cuerpo, un británico de 31 años ha encontrado la muerte de una manera inesperada. La noche en la que salió de fiesta para celebrar que la enfermedad había remitido completamente, Fenton desapareció y horas más tarde su cuerpo fue hallado a los pies de un acantilado, según adelanta Mirror.

El suceso ocurrió el pasado 28 de julio en la playa de Newquay’sTowan cuando Fenton se fue con unos amibos a un pub, donde según algunos testigos tomó un par de copas y, después, supuestamente se marchó para regresar a casa. “Era la primera vez que salíamos en años”, ha comentado un amigo suyo a la prensa británica.

La policía investiga el caso

A la mañana siguiente no apareció por casa, por lo que su novia y amigos, alarmados, empezaron a buscarlo. Sin embargo, fue un perro que paseaba por la zona quien descubrió el cadáver hacia las 6.30 horas de la mañana. Ahora la policía intenta llegar al fondo de la cuestión, es decir, si realmente el británico se precipitó de manera accidental por el acantilado.

La familia sostiene que el hombre era feliz y que es imposible que se quitara la vida de manera premeditada. Adam Fenton era padre y estaba planeando su boda con Carly Blackman, de 33 años. La madre de la novia, Rebeca Watson, considera que la muerte es “un misterio”, ya que la víctima conocía bien la zona. No obstante, ha exigido a las autoridades que se mejores las medidas de seguridad del acantilado, ya que no es la primera vez que sucede un accidente de este tipo.

Unas pruebas revelaron que los tumores ya no eran visibles

Adam había recibido seis meses de quimioterapia. Los médicos descubrieron tumores en su corazón, pulmones y ganglios linfáticos, y su familia temía que nunca consiguiera superar la enfermedad. Apenas tres semanas antes de su muerte, unas pruebas revelaron que los tumores ya no eran visibles.

Mientras la policía acaba de atar cabos, Watson especula con la posibilidad de que el novio de su hija se adentrara en los arbustos sin darse cuenta que detrás había un acantilado. Por su parte, sus amigos recaudan fondos para Carly, la que iba a ser su esposa y la madre de sus hijas, de cinco y seis años, que también tiene una hija de 13 años de una relación anterior.

Recaudación de fondos para la madre de sus hijas

Loading...