Un hombre mató de un disparo a un joven que le recriminó que orinara en una playa gallega

La playa donde ha tenido lugar el suceso

La playa donde ha tenido lugar el suceso

La madrugada de la noche de San Juan acabó en tragedia en la playa de Arealonga, en Chapela. Un joven de 25 años falleció de un disparo en el pecho realizado por un hombre de 43 años que según fuentes policiales contaba con amplios antecedentes y que estaba armado con un revólver. El incidente tuvo lugar sobre las 5.15 de esta madrugada en el arenal de Redondela.

El agresor fue detenido poco después gracias a la presencia de vehículos policiales en la zona y a la colaboración ciudadana de los testigos que se encontraban en el lugar y que ayudaron a los agentes a ubicar al agresor. «La actuación fue muy rápida y por suerte no hubo que lamentar más víctimas», señalaron fuentes policiales.

Los motivos de la agresión, según algunos testigos, parece que fue una discusión trivial entre el joven de 25 años y un amigo con el presunto homicida. Según han informado a Europa Press fuentes municipales, el joven recriminó al agresor que orinara hacia el lugar donde él se encontraba.

La víctima y un amigo se acercaron hacia un hombre al que no conocían y que se encontraba «orinando hacia la playa» desde un lugar alto, precisamente hacia el lugar donde se encontraban ambos festejando. Tras recriminarle su actitud, el hombre, sin mediar palabra, sacó «la pistola de una riñonera» y «disparó en el tórax» al joven de 25, que ha muerto.

El otro joven que se encontraba con el fallecido, tras el primer disparo empujó al presunto agresor, que realizó «dos disparos más» sin que llegaran a alcanzarle.

Según han explicado a Europa Press fuentes policiales, los agentes han recibido el aviso de lo ocurrido y, gracias a la colaboración ciudadana, han obtenido una descripción del autor de los disparos que ha permitido localizarle, justo cuando se disponía a tomar un taxi para abandonar el lugar, todavía con el arma en su poder.

Los agentes han «rodeado» al fugitivo y le han detenido, tomando «medidas preventivas» para evitar que pudiese efectuar más disparos ya que, según indican, portaba un arma de gran calibre. El detenido, un varón de 43 años, permanece retenido en dependencias policiales y tiene varios antecedentes.

Por su parte, los servicios de Emergencias que han acudido al lugar, avisados de un joven en estado «muy grave» tras recibir el disparo, únicamente han podido certificar su fallecimiento. Además de las dotaciones de servicios de emergencias y de Policía Nacional que han acudido hasta el lugar, se han personado también miembros de la policía científica, la policía judicial y la comisión del juzgado.

Loading...