Inicio Sucesos Un pasajero retrasa un vuelo por abrir la puerta de emergencias en...

Un pasajero retrasa un vuelo por abrir la puerta de emergencias en lugar de la del baño

Un avión que cubría la ruta Manchester-Islamabad sufrió un retraso de casi ocho horas el pasado 7 de junio después de que un pasajero abriera por error la puerta de emergencias en lugar de la del baño, según avanza este lunes The Independent. El vuelo PK702 de la compañía Pakistan Airlines estaba programado para salir en hora.

Las puertas estaban ya cerradas y listas para efectuar el despegue, de tal manera que si alguien abre una puerta de emergencias, una rampa hinchable se despliega para facilitar la evacuación de la nave.

En el momento del incidente la señal luminosa de que los pasajeros debían permanecer en sus asientos con el cinturón ya puesto estaba encendida. A pesar de esto, una mujer decidió levantarse para ir al baño, equivocándose de puerta y abriendo la L5, situada en el lado izquierdo de la parte trasera del avión, en lugar de la puerta del aseo, que estaba al lado. En estos momentos previos al despegue la tripulación suele sentarse al lado de la puerta de emergencia. No fue el caso. Todavía no están claro los motivos por los que no se hizo nada por evitar el incidente.

La compañía, por el momento, solamente ha declarado que «un pasajero abrió la puerta de emergencia por error haciendo que se activara la rampa hinchable de emergencia». En el momento en que saltó la alarma, el vuelo fue detenido. La salida esta prevista para las 21.20 horas de la noche del 7 de junio. No fue hasta las 5 de la madrugada del 8 que pudo despegar. Llegó a su destino a las 16 horas del domingo. Al desplegarse la rampa de emergencia, la compañía de vuelo tenía dos opciones: reemplazarla en el propio aeropuerto de Manchester o cambiarla en su base de operaciones, volando con ella sin posibilidad de usarse. Pakistan Airlines eligió la segunda posibilidad, por lo que, al reducirse la capacidad de evacuación de la aeronave, el número de pasajeros también se debe reducir, para poder garantizar medidas de seguridad durante el vuelo. De esta manera, el despegue solo se produjo después de que 38 pasajeros se ofreciesen a viajar en el siguiente vuelo. A todos los pasajeros les dieron una pequeña cena y a aquellos voluntarios para volar al día siguiente se les proporcionó desplazamiento y hotel para pasar la noche.

El incidente no solo retrasó al vuelo implicado, sino que hubo varios aviones que salieron tarde por culpa del incidente. Por parte de los pasajeros, varios se quejan de que su equipaje quedó en el aeropuerto británico, fruto de la confusión del momento. «No nos dieron las maletas en Manchester, y al llegar a Islamabad nos dijeron que todavía seguían allí. Muchos de nosotros no tenemos ni ropa para ponernos ahora», declara uno de los 38 voluntarios que volaron al día siguiente.