Un policía belga consultó a un mosso sobre el imán

Un policía belga consultó a un agente de los Mossos d’Esquadra sobre la identidad y el historial del imán de Ripoll según han reconocido fuentes conocedoras de esta comunicación que fue, aseguran, “informal” y a través de los correos electrónicos personales de los dos agentes que se conocían de antemano.

Según esta información, el agente belga le preguntó si tenían algún dato de interés sobre Abdelbaky Es Satty que, en la primavera del año pasado, se había trasladado a Bélgica y había entrado en contacto con el imán de una mezquita en la ciudad de Vilvoorde. El imán trató de ayudarlo a encontrar trabajo pero cuando intentó tener los datos de Es Satty advirtió un comportamiento extraño, lo suficiente para que el imán comunicara al Ayuntamiento lo ocurrido. El municipio, según ha confirmado el alcalde, Hans Bonte, avisó a la policía federal belga y uno de sus agentes se puso en contacto con un colega catalán. Ese fue el origen de la comunicación entre las dos policías.

En cualquier caso, fuentes belgas aseguran que no se hizo una alerta formal sobre el imán de Ripoll y ni tan si quiera de envió una comunicación de oficio. Fue estrictamente una consulta entre dos agentes.

Lo cierto es que desde Catalunya se aseguró que no se tenía constancia de ninguna información relevante sobre Es Satty que permitiera a los agentes belgas abrigar ninguna sospecha.

El que luego fuera imán de la mezquita de Ripoll desapreció sin dejar rastro de Vilvoorde en cuanto vio que las relaciones con el imán de aquella comunidad no iban bien.

Tras su desaparición no volvieron a saber nada más de él hasta que hace algunos días su cuerpo fue identificado entre las ruinas de la casa de Alcanar donde la célula yihadista estaba preparando los explosivos para un atentado que nunca se llegó a producir.

De ahí la extrañeza en fuentes belgas de que se pueda afirmar que la policía belga alertó a España sobre la presencia de Es Satty porque en realidad, las autoridades de aquel país le perdieron la pista y, en teoría, nunca llegaron a saber que el imán de Ripoll había vuelto a España.

Es Satty es considerado uno de los presuntos cerebros de la célula de Alcanar y quien doblegó la voluntad de los jovenes que formaban parte de ella. El testimonio del único superviviente del grupo asegura que iba a inmolarse en Barcelona.

Loading...