Una adolescente mata a su padre y gasta su dinero en montar una barra de ‘stripper’ en casa

Crystal Brooke ha reconocido esta semana que mató a su padre el 24 de febrero de 2014, cuando ella tenía tan solo 17 años. La adolescente le disparó en la cabeza y metió el cuerpo en una bolsa de plástico que escondió en el sótano de su casa.

Tras el asesinato, Crystal invitó a sus amigos para que se hospedaran en casa. Organizaba fiestas diarias en las que la droga era un elemento habitual e incluso instaló una barra de stripper
en la cocina con el dinero del difunto. Fueron los mismos jóvenes los que, un mes más tarde, alertaron a la policía de sus sospechas, tras descubrir por accidente el cuerpo de Michael.

Kristina Rester, la exmujer del fallecido, dijo entonces que su hija la había llamado unos días antes del suceso porque quería cambiar la persona con la que tenía la custodia y volver a Augusta. Esto confirmó algunas sospechas de los agentes, que decidieron arrestar a la menor hasta que se aclararan los hechos.

En el momento de la detención, la joven iba conduciendo el Land Rover naranja de su padre, hasta entonces un conocido periodista y editor deportivo. “Howell había dicho con anterioridad a sus amigos que su padre se había suicidado”, según indica el asistente del distrito y añade que “entonces ella comenzó a conducir su coche y a gastarse su dinero”.

Crystal Howell, ahora con 20 años, ha sido condenada por un asesinato en primer grado, por no avisar de la muerte tras el homicidio, por lo que tendrá que pasar los próximos 30 años en prisión.

Loading...