Una dieta rica en proteínas causa la muerte de una culturista con un trastorno genético

Meegan Hefford, una culturista de 25 años de edad, fue encontrada inconsciente el pasado 19 de junio en su apartamento de Mandurah (Australia), según la cadena australiana de CNN, Australia 7 Noticias. Dos días después, Hefford murió debido a un trastorno genético raro que impedía que su cuerpo metabolizara adecuadamente la dieta rica en proteínas que estaba llevando a cabo.

El trastorno del ciclo de la urea es una afección hereditaria que puede causar problemas con la eliminación de desechos del cuerpo a través de la orina, según la organización National Urea Cycle Disorders Foundation. A las personas con un trastorno en el ciclo de la urea les falta un gen que produce las enzimas necesarias para descomponer el amoníaco de la corriente en sanguínea antes de ser eliminado por la orina.

Normalmente, el cuerpo puede eliminar este amoniaco de la sangre. Sin embargo, Hefford sufría una deficiencia en una de las seis enzimas del ciclo de la urea por lo que el amoníaco se podría acumular en la sangre, llegar al cerebro y causar daños irreversibles, coma o muerte. “La deficiencia de la enzima puede ser leve y la persona que lo padece es capaz de eliminar el amoníaco de manera adecuada”, señaló Cynthia Le Mons, directora ejecutiva de la Fundación, a la cadena. Para la directora, el desencadenante podría ser “una enfermedad viral, el estrés o una dieta rica en proteínas”.

Michelle White, la madre de la víctima, sabe que la culpa de su muerte ha sido la proteína. Desde el año 2014, Hefford había estado compitiendo como culturista. Últimamente, se estaba preparando para otro concurso en el que iba a participar en septiembre y, según su madre, “consumía demasiada proteína”. Tras su muerte, la madre halló suplementos proteicos en los cajones de la cocina de su hija, junto con un estricto plan de alimentación.

La dieta de Hefford incluía alimentos ricos en proteínas, como carne y clara de huevo, además de batidos y suplementos, según ha descrito su madre. “En la parte de atrás de todos estos suplementos, hay consejos médicos que te advierten de consultar con un médico. Sin embargo, ¿cuántos jóvenes lo hacen?”, ha añadido White.

Le Mons ha aclarado que “los síntomas de esta enfermedad no se reconocen” por ello la falta de concentración, cansancio y vómitos podría ser el cuadro médico de “enfermos de la gripe”. “Aunque no se hace de manera rutinaria en los centros médicos, con una simple prueba de nivel de amoniaco en suero se podría detectar la enfermedad”, ha explicado.

Ahora White espera que la historia de su hija ayude a salvar vidas porque cree que la venta de suplementos proteicos necesita más regulación. Le Mons concluyó que “no es la primera vez que esto sucede, ha ocurrido con otros atletas, que como Hefford no eran conscientes de su enfermedad y han muerto haciendo una dieta alta en proteínas”.

La incidencia estimada de trastornos del ciclo de la urea es de 1 en 8.500 nacimientos. Dado que muchos casos permanecen sin diagnosticar, la incidencia exacta es desconocida y se cree que se subestima. Aunque no existe una cura para el trastorno del ciclo de la urea, se puede mantener gracias a una dieta equilibrada, según la National Urea Cycle Disorders Foundation.

La madre espera que la historia de su hija ayude a salvar vidas porque “no es la primera vez que esto sucede”, según Le Mons

Loading...