Inicio Sucesos Una gallega y su hijo mueren en Venezuela víctimas de un asalto...

Una gallega y su hijo mueren en Venezuela víctimas de un asalto a su domicilio perpetrado por cinco individuos armados

La noticia corrió este viernes por el municipio de Vimianzo, aunque todavía son pocos los datos claros sobre el suceso. Una gallega en Venezuela, originaria de este ayuntamiento coruñés, María de León Santos, de 62 años, y su hijo Jonathan, de 39, perdieron la vida en la madrugada del viernes durante un asalto a la residencia familiar en Mariara, estado de Carabobo. En el domicilio se encontraban también el esposo y la madre de la fallecida, que no han sufrido daños, y otra hija del matrimonio, de 40 años de edad, que ha resultado herida leve.

Según ha podido saber el Ayuntamiento de Vimianzo, en contacto con parte de la familia de la fallecida en la localidad, cinco individuos armados irrumpieron en la vivienda para robar. Parece, expone el alcalde, Manuel Antelo, que se produjo algún enfrentamiento entre los delincuentes y los miembros de esta familia de empresarios, que terminó con los asaltantes abriendo fuego.

La familia, indica el regidor, había viajado hace tres meses a la localidad para comprar una vivienda en la aldea de Bribes. Querían dejar Venezuela, preocupados por la inestabilidad en el país americano y la escalada de asaltos violentos en la zona, y habían elegido el municipio de nacimiento de María de León Santos, que dejó su parroquia natal (Carantoña) siendo niña, acompañando a sus padres en la emigración. Sus planes pasaban por establecerse con carácter definitivo en Galicia, buscando seguridad. «Es muy triste», ha manifestado al diario ABC Manuel Antelo, subrayando la «consternación» que ha invadido al municipio: «Para nosotros es como si fueran vecinos, de hecho, lo iban a ser, y queremos que lo sean».

En el Ayuntamiento se guardará un minuto de silencio en la inauguración de una exposición este sábado y el lunes está prevista una concentración en apoyo a la familia y repulsa de lo acontecido. El alcalde insiste en un mensaje de «solidaridad» con las víctimas, y a la vez de «repulsa de estos hechos violentos», exigiendo un rápido esclarecimiento de los hechos y la captura de los responsables de estas muertes.