Una niña de Vielha describe como abusó su padre de ella tres veces en un día

Vielha (Lleida)
Vielha (Lleida)
Vielha (Lleida)

Una niña de catorce años ha descrito este jueves tres episodios de abusos sexuales que sufrió en un solo día por parte de su padre cuando ella tenía doce años. La menor, que ha declarado este jueves a la Audiencia de Lleida, ha explicado que el 16 de agosto de 2014 su padre, X. R. A., de 37 años, le hizo tocamientos en los genitales y en los pechos y la obligó a masturbarlo, en casa suya, en Vielha.

El acusado ha negado los hechos y ha dicho que su hija lo malinterpretó puesto que sólo le hacía cosquillas y la niña ha asegurado que sabe “diferenciar” entre unas cosquillas y unos tocamientos. Sobre los restos de semen del acusado encontrados en el pijama y las sábanas de la niña, el acusado ha explicado que horas antes había mantenido relaciones sexuales con su mujer en la cama de la niña.

La mujer lo ha negado y ha asegurado que nunca habían practicado sexo en las habitaciones de sus hijos. Además, las peritos que analizaron la ropa han declarado que encontraron ADN del padre y la niña pero no de la madre.

La fiscalía de Lleida pide once años de prisión por un delito de abuso sexual a menores de trece años con acceso carnal y la defensa la absolución.

Los hechos tuvieron lugar el 16 de agosto de 2014, en el domicilio familiar donde vivían también la madre y el germano gemelo de la niña en Vielha. Según la víctima, el primer tocamiento fue e los genitales y tuvo lugar cuando estaban ella y su padre solos en casa. El siguiente tuvo lugar en el sofá bajo la manta, mientras miraban la tele y cuando su madre y su hermano estaban en el otro sofá.

La madre ha declarado que en un primer momento sospechó que algo pasaba porque se notaba algún movimiento bajo la manta pero que creyó que no podía ser cierto y además, ha dicho, después le preguntó a la hija cuando estaban solas si estaba bien y ella dijo que sí.

El tercer abuso sexual y “más grave”, según la fiscalía, pasó en la habitación de la niña, cuando su hermano y su madre dormían. La chica se despertó porque notó que alguien le estaba lamiendo los pezones. Era su padre, ha declarado. La niña ha añadido que el acusado le acarició los genitales, que intentó introducirle los dedos y que le cogió la mano y la guió para que le masturbase, a pesar de que ella entonces “no sabía qué era”, ha confesado.

La niña ha declarado que aquella noche no pudo dormir, que se la pasó llorando a una punta de la cama porque la otra (donde había sido su padre) le daba “asco” y que al día siguiente por la mañana le explicó los hechos a su madre.

La madre llamó a la pediatra de la niña, que le dijo que la llevara a urgencias. La pediatra, que también ha declarado en el juicio a través de videoconferencia, ha explicado que ha tratado a la niña desde pequeña, que siempre ha sido buena estudiante y responsable y que creyó la versión de la menor porque además estaba muy afectada.

La madre ha añadido que su hija no pudo dormir en una cama sola los ocho meses siguientes y que desde el día de los hechos, ya hace dos años, ha estado en tratamiento psicológico porque tenía ataques de ansiedad.

El juicio ha empezado este jueves y seguirá a finales de octubre con más testigos, entre ellos los psicólogos que han tratado la menor, y las conclusiones de las partes.

La fiscalía, además de los once años de prisión, también pide que se imponga al acusado, una vez cumplida la pena de prisión, diez años de libertad vigilada y que se le prohíba comunicarse o acercarse a la niña a menos de 500 metros durante diez años. Además, solicita una indemnización de 30.000 euros por daños morales a la menor. La defensa pide la absolución por el acusado.

 

Loading...