Una pareja fingió la muerte de su bebé en un autobús tras meses de agresiones

Una pareja británica se enfrenta a una larga condena de prisión acusados de causar o permitir la muerte de su bebé de tres meses de edad. Rosalin Baker, de 25 años, y su pareja Jeffrey Wiltshire (52) orquestaron un paripé para que no les descubrieran con la pequeña Imani fallecida, una niña que pasó su corta vida con constantes agresiones. El plan consistió en que la madre se subía en Londres en un autobús repleto de pasajeros con el cadáver y simulaba que su hija se estaba muriendo ante la mirada de todos.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de septiembre, pero las imágenes de la puesta en escena han salido ahora a la luz a raíz de juicio abierto contra la pareja. En el vídeo se puede apreciar con nitidez como Jeffrey ayuda a Rosalin a subir el autobús, pero él se queda abajo. Justo antes de despedirse le levanta el pulgar y él se queda fuera mientras las puertas se cierran.

El resto de pasajeros trató de reanimar a la pequeña sin éxito

Una vez dentro del transporte público, la madre se quedó mirando su teléfono móvil alrededor de 20 minutos antes de avisar al resto de pasajeros que algo no iba bien con su bebé. Alertó de que no estaba respirando. Los otros viajantes, presos del pánico, intentaron reanimar a Imani como pudieron.

Según recoge The Independent, la policía ha afirmado que algunos de los pasajeros confundieron una de las mujeres que asistían a la niña con la madre “debido a su gran angustia”. Esto ocurrió porque Rosalin se quedó tranquila en su asiento “sin ningún tipo de emoción”. Una vez llegados al hospital, la bebé fue declarada muerta.

Precisamente fue en el centro hospitalario donde se percataron de que el cuerpo de la niña estaba frío y había evidencias de que llevaba al menos 24 horas muerta. La autopsia confirmó que había muerto por una fractura en el cráneo y múltiples fallos cerebrales. El resto de pruebas que realizaron a Imani desvelaron unas 40 lesiones distintas por todo el cuerpo, incluidas varias fracturas en las costillas, la cabeza y la muñeca. Eran lesiones no accidentales, según el parte médico.

La pareja, ambos adictos a las drogas, se enfrentan a 14 años de prisión. Cuando fueron detenidos la madre trató de responsabilizar de la muerte a su pareja al acusarlo de ser un hombre violento que tomaba heroína y cocaína todos los días. Jeffrey Wiltshire, ex cantante de rap, se defendió alegando que había engendrado a 25 niños (“No soy un asesino de bebés, soy un fabricante de bebés”, dijo) y negó haber herido a su “pequeña y hermosa bebé” intencionadamente o no. Achacaron la fractura del cráneo a una caída unos días atrás.

Jeffrey Wiltshire y Rosalin Baker se enfrentan a una larga pena de cárcel por la muerte de su bebé Jeffrey Wiltshire y Rosalin Baker se enfrentan a una larga pena de cárcel por la muerte de su bebé (The Independent)

El inspector jefe Gary Holmes, de Scotland Yard, afirmó en The Independent que la muerte de un niño siempre es trágico, “pero saber que Imani fue torturado hasta sus últimas horas es desgarrador (…) Este nivel de violencia y crueldad es algo que nunca he visto durante el transcurso de mi carrera y espero no volver a presenciar algo así nunca más”. El próximo 28 de mayo se conocerá la sentencia.

Loading...