Una red de estafadores chinos engañó desde España a miles de compatriotas pobres

Una red criminal de estafadores chinos llegó a embolsarse 16 millones de euros a través de timos telefónicos a compatriotas humildes que residían en China, a los que hacían pensar que estaban siendo investigados por las autoridades de su país. La macrooperación llevada a cabo por la Policía Nacional se ha saldado hasta el momento con la detención de 238 ciudadanos chinos residentes en España.

Una gran estafa, en palabras de los responsables policiales, que han calificado la operación, denominada Wall (muro en inglés), como la más importante desarrollada entre la Policía española y la china, y con la que se ha desmantelado una organización de ciudadanos chinos que, desde una veintena de chalés aislados y de lujo en las provincias de Alicante, Barcelona y, sobre todo, Madrid, cometían una simple pero suculenta estafa telefónica.

Ha sido el comisario general de Policía Judicial, Eloy Quirós, quien junto con otros mandos, el director de la Policía china y efectivos de este país, ha explicado que esta red robó a miles de familias y ciudadanos chinos humildes sus escasos ahorros, hasta el punto de que la estafa condujo al suicidio de un joven tras haber abonado a la trama el dinero con el que poder pagar sus estudios.

Un engaño planificado

Como él, miles de ciudadanos chinos cayeron el otro lado del teléfono en el planificado engaño de esta red, cuyos líderes están en el país asiático, pero controlaban el funcionamiento de la trama con lugartenientes en cada una de las viviendas que servían para la comisión de estos delitos.

En cada uno de las veinte chalés investigados vivían y cometían la estafa entre 20 y 30 ciudadanos chinos (se trasladaban temporalmente a España exclusivamente para cometer el delito), ajenos al exterior hasta el punto de que bajaban las persianas para pasar desapercibidos.

En cada uno de las veinte chalés investigados vivían y cometían la estafa entre 20 y 30 ciudadanos chinos
En cada uno de las veinte chalés investigados vivían y cometían la estafa entre 20 y 30 ciudadanos chinos

Y como si se tratara de un operador, cada uno contaba con una mesa, de un teléfono y de un listado de números de ciudadanos chinos previamente seleccionados como potenciales víctimas.

A partir de ahí, los estafadores seguían un guión, ha señalado el comisario principal responsable de la Unidad de Delitos Telemáticos, Eugenio Pereiro, “basado en la ingeniería social” y, por supuesto, aprovechándose de la idiosincrasia china.

De esta forma, en una primera llamada advertían a la posible víctima de que iba a ser objeto de una investigación para, en llamadas posteriores “meter el miedo en el cuerpo” de esos ciudadanos diciéndoles que estaban inmersos en unas pesquisas policiales, con el objetivo final de “en una cuarta o quinta llamada” convencerles de que trasfieran dinero a una cuenta oficial.

Un mecanismo engrasado en el que han caído miles de ciudadanos chinos, mientras los estafadores que participaban en el delito de forma voluntaria y, de hecho, se trasladaban a España para ello.

“Llegaban a España, alquilaban esas viviendas que pagaban religiosamente y después de varios meses desalojaban los chalés y regresaban a China”, ha señalado Pereiro.

Ante tres juzgados de instrucción de la Audiencia Nacional han comenzado a pasar ya los primeros detenidos, algunos de los cuales, según fuentes jurídicas, han negado ser ciudadanos chinos sino de Taiwán.

Dispositivo especial de la Audiencia Nacional

La Audiencia Nacional ha habilitado un dispositivo especial parar lograr tramitar la toma de declaración delos más de 200 ciudadanos chinos detenidos en estamacro operación.

El presidente ha ordenado, en aplicación del reglamento de actuaciones accesorias, que tres jueces de instrucción apoyen al magistrado de guardia, José de la Mata, para conseguir gestionar los interrogatorios, todos ellos a efectos de extradición.

Así, 30 de los 240 detenidos, comparecerán en juzgados de Alicante, pero el resto serán trasladados en las próximas horas a las dependencias judiciales situadas en la calle Génova de Madrid.

Esta situación sin precedentes ha provocado que Santiago Pedraz, Carmen Lamela y Alejandro Abascal sean designados como apoyo del Juzgado Central de Instrucción 5. El Consejo General de la Abogacía ha enviado, por su parte, a decenas de abogados para atender a los arrestados y también se cuenta con el apoyo de seis intérpretes y la Fiscalía de la Audiencia Nacional en pleno.

Los 240 detenidos, que entraban en España como falsos turistas, pasarán por estos juzgados a efectos de que se tramite su extradición a China, según han precisado fuentes jurídicas.

La operación Wall lleva 240 detenidos por integrar una red especializada en fraudes telefónicos masivos a ciudadanos chinos
La operación Wall lleva 240 detenidos por integrar una red especializada en fraudes telefónicos masivos a ciudadanos chinos

Sindicato del crimen chino

La macrooperación ha culminado con la desarticulación de la trama española de un poderoso ‘sindicato del crimen’ con sus cabecillas distribuidos por Asia, especializado en el fraude masivo basado en telefonía IP. El dispositivo con más de 600 agentes en España y apoyo de 60 agentes chinos ha llegado a detener hasta 50 ‘trabajadores’ que delinquían desde un único chalé en Madrid.

Sólo se ha constatado un indicio de trata de personas y se ha conseguido rescatar a cuatro personas encerradas en un sótano por no plegarse a exigencias de líderes de la organización, que tan sólo salían de los chalés en contadas ocasiones para comprar comida y encargarse de otras cuestiones de logística, pero siempre manteniendo la apariencia de que la vivienda estaba desocupada, según ha precisado el comisario Eugenio Pereiro, jefe de la Unidad Central de Investigación Tecnológica.

La red ha replicado este mismo ‘modus operandi’ por países de los cinco continentes como Grecia, Armenia, Camboya, Laos o Kenia, además de la propia China. En el caso de Madrid, alquilaron de forma regular chalés por los que iban rotando los 13 ‘call centers’, concretamente en urbanizaciones de Aravaca, Pozuelo, La Berzosa, San Sebastián de los Reyes, Algete y, en una ocasión, dentro de la capital.

Loading...