Uno de los hijos de la pareja que se suicidó en Huelva: “Mamá está dormida y muy fría”

“Mamá está dormida y muy fría”. Fueron las palabras de uno de los hijos de la pareja hallada muerta el fin de semana en una casa de La Zarza-Perrunal, en Huelva. El casero de la vivienda llevaba varios días sin saber nada de la familia y a las 12.20 horas del sábado decidió acercarse para comprobar que todo iba bien. No fue así. El mayor de los cuatro hermanos abrió la puerta y el hombre enseguida percibió un fuerte olor. Cuando le preguntó dónde estaban sus padres, el niño aseguró que su madre estaba durmiendo.

El propietario de la vivienda dio el aviso a las autoridades y varios agentes de la Guardia Civil se personaron en el lugar. Allí se encontraron al cadáver de la mujer, de unos 40 años, y el del hombre, algo mayor que ella. Sus cuerpos no presentaban ningún signo que evidenciara que hubiera sido una muerte violenta. Horas después del levantamiento, todavía podía percibirse el hedor a las puertas de su casa.

Los niños, de edades comprendidas entre los 5 y los 13 años, llevaban cuatro días conviviendo con los cadáveres. Era habitual que estuvieran desatendidos, así que no les extrañó que sus responsables, con graves problemas de drogadicción, permanecieran en la habitación. Uno de los pequeños explicó a los agentes que creía la pareja de su madre estaba “jugando a la Play”. Además, los menores confesaron que llevaban varios días vistiéndose solos y apañándose por su cuenta para buscar algún alimento que llevarse a la boca.

La vuelta a casa, el inicio frustrado de una nueva vida

Hacía tan solo tres semanas que habían llegado al municipio, de donde era la mujer. Llevaba años viviendo a las afueras, en Huelva capital, y volver a los inicios podía suponer un nuevo comienzo para su familia. Sus adicciones y las de su pareja, sin embargo, les llevaron a acabar con sus vidas. El informe del Instituto de Medicina Legal de Huelva concluyó que ambos habían fallecido por ingesta de medicamentos. Posteriormente la investigación de la Guardia Civil determinó que se había tratado de un suicidio.

En el pueblo, de más de mil habitantes, ningún vecino recordaba haberlos visto desde el miércoles. Aunque pocos conocían a la familia. La vivienda alquilada, sin embargo, estaba situada en una zona céntrica junto a un concurrido bar de la localidad.

La familia había sido atendida por los servicios sociales en Huelva ciudad

El delegado del Gobierno andaluz en Huelva, Francisco José Romero, explicó que mientras la familia vivió en la capital recibieron atención por parte de un equipo de tratamiento familiar (ETF) de la Junta de Andalucía. Según Romero, es probable que los servicios sociales de la Zarza no tuvieran constancia de la situación de la familia. “Y si lo tenían estarían trabajando las circunstancias”, subrayó.

Ese mismo es el interrogante que se plantea hora: por qué las autoridades de La Zarza-Perrunal no estaban al corriente de la extrema situación a la que estaban expuestos los menores o, de ser así, por qué nadie se encargó de que los niños no estuvieran desatendidos.

Entrada de la vivienda situada en la localidad onubense de La Zarza
Entrada de la vivienda situada en la localidad onubense de La Zarza
(Julián Pérez / EFE)

Según confirmó el delegado, el colegio, la Policía Local y el Ayuntamiento tampoco estaban al corriente de la situación de desamparo de la familia. El alcalde de La Zarza reconoció que la madre había acudido al Ayuntamiento a solicitar una ayuda económica con el fin de afrontar el pago del alquiler de la casa, “nunca se supo nada que pudiera acarrear la situación que ha derivado”, aclaró Romero.

Las instituciones pertinentes buscan ahora respuestas. El Servicio de Menores de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía ha abierto una investigación para conocer en qué situación se encontraban los cuatro niños antes de que sus tutores fallecieran.

El padre biológico de tres de los niños ha acogido a todos los menores, de los que había pedido la tutela

El padre biológico de tres de ellos se ha quedado con sus hijos y el cuarto hermano. Hacía tiempo que había pedido su tutela y estaba a la espera de la resolución. Ahora, las autoridades estudiarán si el padre cumple con todos los requisitos para poder hacerse cargo de los niños.

Loading...