Ciencia ficción a lo Spielberg

3

Steven Spielberg vuelve a la ciencia ficción con “Ready Player One: Comienza el juego”, ya exhibiéndose en Venezuela, una película repleta de referencias pop de la década de los 80, aunque transcurre en un futuro indeseable, donde los humanos están enganchados a un mundo virtual, en el cual un joven humilde intentará dar a conocer su secreto mejor guardado.

La historia atrapa desde un primer momento. Como casi todos en 2044, Wade Watts vive hacinado en una torre de trailers y se evade de una realidad oscura y hostil transportándose a Oasis, un universo virtual donde todo es posible. Cuando el multimillonario que creó esta tecnología muera, iniciará un concurso basado en la cultura de los años 80, donde el ganador se llevará su inmensa fortuna y el control de Oasis. Tras resolver el primero de los tres acertijos, Wade y sus amigos se enfrentarán a peligros, tanto dentro como fuera del juego. A partir de allí, se desatan las acciones,

Ha tenido que pasar más de una década para que Spielberg vuelva a dirigir una cinta de ciencia ficción, un género en el que ha sentado cátedra con filmes como “Encuentros del tercer tipo”, “Jurassic Park” y “Minority Report”. Sólo él, que tanto como director como en labores de productor ha participado activamente en la creación de iconos de la cultura pop de finales del siglo XX, podía llevar a la gran pantalla ese monumento a la nostalgia ochentera que es “Ready Player One”, el best seller de Ernest Cline (también guionista de la película), donde un universo virtual domina las vidas de una población mundial al borde del colapso.

Con la destreza visual y el sentido de la aventura habitual del Rey Midas del cine, este filme ofrece un trepidante espectáculo cargado de acción y emoción, donde hay un gran enigma por resolver, referencias cinematográficas que desafían al espectador a encontrarlas todas (desde “Regreso al futuro” a “El gigante de hierro”, pasando por “Pesadilla en la Calle del Infierno”) y en el que un muchacho corriente, que tendrá que ganar y sobrevivir a los ataques de una malvada multinacional, está llamado a marcar la diferencia.

Los jóvenes, pero experimentados, Tye Sheridan (X-Men: Apocalipsis) y Olivia Cooke (Yo, él y Raquel) encabezan un reparto que cuenta con Ben Mendelsohn (Rogue One: Una historia de Star Wars) y Mark Rylance (El puente de los espías) como secundarios de lujo.

Spielberg plantea un espectáculo exuberante, que mezcla la animación 3D con la imagen real con la eficacia que le es habitual en estos menesteres. Sin duda, un buen producto para la diversión.

Aquilino José Mata/ EDC