Costa Rica alerta en la OEA del agravamiento de la crisis en Nicaragua

3

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, señaló hoy la “cada vez más grave” situación en Nicaragua y abogó por la defensa de las democracias en la región, en un discurso ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, durante su primer viaje oficial fuera del país.

Alvarado insistió ante los representantes de los 34 Estados miembros del organismo en la “cada vez más grave” situación que atraviesan los nicaragüenses e instó al Gobierno de ese país a que cumpla con las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para poner fin a la violencia.

La CIDH, que estuvo de visita Nicaragua hace casi tres semanas, constató episodios de violencia en el terreno y urgió al Estado “al cese de la represión de las protestas”, que hoy completan 56 días de manifestaciones contra el Gobierno de Daniel Ortega que han causado 146 fallecidos.

Además, dicha la CIDH solicitó a las autoridades nicaragüenses “investigar y sancionar” el uso de la fuerza por parte de “actores parapoliciales” y desmantelar dichos grupos, así como buscar “una solución pacífica, constitucional y democrática a la actual crisis política que afecta al país”.

Alvarado, perteneciente al Partido de Acción Ciudadana, aseguró que “la situación en el hermano país de Nicaragua es para los y las costarricenses un motivo diario de consternación y preocupación”, durante su alocución ante el Consejo Permanente de la OEA.

“La situación en Nicaragua es para los costarricenses una herida en su propia piel”, incidió.

El presidente, quien tomó posesión del cargo el pasado 8 de mayo, subrayó “los lazos históricos, económicos y familiares” que unen a Nicaragua y Costa Rica, naciones fronterizas, y calificó de “positivo” que se abordara el tema en la última Asamblea General de la OEA, celebrada la pasada semana en Washington.

No obstante, advirtió de que, pese a la presión internacional, el panorama en Nicaragua se está agravando día a día.

“A pesar de los esfuerzos de la Conferencia Episcopal, el diálogo continúa suspendido y se siguen sumando muertes a esta muy difícil situación. Se requieren signos claros de una verdadera voluntad de diálogo y compromiso con un cronograma de trabajo”, afirmó.

En cuanto a Venezuela, Alvarado aplaudió el impulso dado por la OEA para retirar el reconocimiento al resultado de los comicios presidenciales del pasado mayo en el país caribeño, mediante la aprobación de una resolución rubricada por 19 países, que además abre la puerta a una eventual salida de Caracas de la OEA.

“Costa Rica ha manifestado reiteradamente su preocupación por la crisis institucional y humanitaria en Venezuela, así como por la falta de legitimidad del último proceso electoral: Es necesario seguir buscando los consensos necesarios dentro de la organización para responder efectivamente ante esta crisis y producir cambios positivos en el terreno”, aseveró.

Alvarado, participó previamente en una charla en el centro de pensamiento Diálogo Interamericano y mantendrá hoy reuniones en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con congresistas demócratas y republicanos.

EFE / AM