Cuatro venezolanos llegan a Perú pedaleando en bicicleta

7

Jesus Berrios de 34 años, Johnathan Berrios de 21 años, Javier Corro de 31 años y Víctor Carrillo de 24 años son los protagonistas de esta historia. La idea surgió de los hermanos Berrios quienes a través de una publicación en la popular red social “Facebook” escribieron su deseo de partir a otras tierras en bicicleta.

Expresan que dicha acción generó múltiples comentarios que los obligó a crear un grupo en dicha red social: “Venezolanos Ciclistas a Perú”, donde se fueron sumando amigos, ciclistas y aficionados. Los hermanos Berrios provienen de Cúa, Estado Miranda, Javier es del estado Barinas y Víctor del estado Guárico.

Los venezolanos cuentan como duraron 35 días pedaleando para poder llegar a Perú. “Dejemos a nuestros familias, nuestras empresas, nuestros años de trabajo y todo en Venezuela. Aún estamos en búsqueda de empleo, pero sabemos que valdrá la pena”, mencionó Jesús Berrios.

“Yo salí con mi hermano desde Cúa hasta Barinas, en Barinas nos encontramos con Javier y seguimos en autobús hasta San Cristóbal. De San Cristóbal, pasamos a la frontera en bus y allá nos encontramos con Víctor, quien se había adelantados varios días, desde allí comenzó nuestro viaje en dos ruedas”, sostuvo Berrios.

Dos meses antes de realizar este viaje a Perú, su preparación fue sobre sus vehículos de transporte, “Entrenamos en el gimnasio para hacer mucho cardiovascular diario, además realizábamos recorridos de 60 km de Cúa a Caracas todos los fines de semana para fortalecer nuestro nivel de resistencia. Javier también hacía lo mismo en Barinas. El único profesional en ciclismo era Víctor”, aseguró Berrios.

Al llegar a Bogotá los criollos realizaban recorridos diarios de 60 a 130 kilómetros, aseguran que todo dependía de las subidas, “Cuando era carretera plana hacíamos hasta 130 kilómetros, ese fue nuestro limite”, expresó Corro.

Los 4 ciclistas afirman que sumando el dinero de todos contaban con 210 dólares. “Teníamos una cocina de camping, comida como arroz, pasta, enlatados; hacíamos fogatas en la carretera y cocinábamos”, manifestó Jhonathan Berrios.

“Dormíamos en carpa en las noches, pedaleamos 8 horas diarias de 7:00 am a 2:00 pm y buscábamos refugio para tratar de acampar después de las 4:00 pm”, afirmó Berrios.

El recorrido hasta Colombia fue de 20 Días y después 15 días hasta Perú, “Adelantamos bastante porque nos enganchábamos a las gandolas en las subidas con mecates y otras veces nos daban la cola los camiones”, dijo Berrios.

Los venezolanos aseveran que lo más complicado de todo el viaje fue sufrir de xenofobia en el norte de Santander en Colombia, “No nos dejaban acampar y no nos atendían en hoteles por ser venezolanos”, sostuvo Berrios.

Por su parte, exponen que en este recorrido también se toparon con la Guerrilla Colombiana donde se vieron obligados a desviarse de su camino. Dándole 72 horas para salir de la zona. Los cuatro afirman que se encuentran legal en Perú, pero que aún no han podido encontrar su permiso de permeancia para laborar como lo dicta la ley.

Quien pensaría que un elemento de disfrute o deportivo como lo es una bicicleta, iba a ser utilizado para que cuatro individuos salieran de sus fronteras, motivado a la crisis económica que hoy por hoy vive su país, o como dirían los dominicanos cuando las personas están atravesando situaciones negativas atravesando “El Niágara en bicicleta”.

Fuente: 2001 / AM