Inicio Venezuela Del autobús a las urnas: Los afroamericanos también quieren votar

Del autobús a las urnas: Los afroamericanos también quieren votar

Esta iniciativa evoca los autobuses de los “Freedom Riders” (Viajeros de la libertad), que en la década de 1960 recorrían los estados del sur del país con personas de distintas razas sentadas juntas para protestar contra la segregación en el transporte público.

Actualmente, la campaña de “Black Voters Matter” está inmersa en una gira por los estados sureños de cara a las elecciones legislativas del próximo martes para promover el sufragio de los votantes discriminados.

El cofundador de “Black Voters Matter” Cliff Albright, que viaja a bordo del vehículo, enumera en declaraciones a Efe una larga lista de tácticas por parte de los partidos políticos para impedir, según su conveniencia, que determinados grupos de personas acudan a las urnas en lo que se denomina en este país como “supresión del votante”.

“Las tácticas para suprimir votantes las hemos visto en todo el país, se han extendido desde que el Tribunal Supremo invalidó parte de la ley de derechos de voto” en 2013, detalla Albright.

La parte de la norma que quedó invalidada era la que requería que los estados obtuvieran autorización de las autoridades judiciales antes llevar a cabo cualquier cambio a la ley electoral con el objetivo de evitar la discriminación.

Desde la decisión del Supremo, “hemos visto en todos los estados todo tipo de tácticas de supresión del votante, como (el requisito de) la identificación con foto, el cierre de centros electorales, la restricción de las horas de sufragio, el recorte de los días para el voto anticipado…”, detalla.

Albright cita como ejemplo el caso de Carolina del Norte, “donde los legisladores han actuado con algunos procedimientos contra los votantes negros”.

Otra estrategia para disuadir a los electores de ir a votar es multiplicar los comicios en días distintos, con lo que, alerta el activista, es más complicado para el votante de bajos ingresos ir a sufragar.

Además, “en una de las decisiones más vergonzosas de su historia”, el Tribunal Supremo dio luz verde el mes pasado a los estados para que “purgaran” a la gente de las listas si no habían acudido a sufragar en los dos ciclos electorales previos, recuerda Albright.

“Es un castigo a la gente que elige no votar y tiene dos efectos -señala-.

Por un lado, la eliminación inmediata de esos votantes y por otro se manda un mensaje escalofriante a los electores de que el proceso entero es corrupto, con lo que puede haber gente que no vaya a votar porque no cree en la legitimidad del proceso entero”.

“Black Voters Matter” lanzó su campaña en agosto pasado con vistas a los comicios de noviembre con el lema “El sur se está levantando”, después de que desempeñara en diciembre pasado un papel importante en la movilización del voto de los afroamericanos en la elección especial de Alabama sobre el Senado, que dio la victoria al demócrata Doug Jones.

Pese a que buena parte de los esfuerzos para suprimir a votantes vienen del Partido Republicano, Albright advierte de que, debido a su historia, en los estados meridionales en ocasiones se solapan con los demócratas.

Y es que en esta zona “hay gente que en las locales vota a los demócratas pero que en las (elecciones) nacionales, presidenciales, votan republicano”, indica.

Ante la discriminación, Albright considera que se pueden hacer tres cosas: lograr una participación masiva, denunciar ante la opinión pública los casos discriminatorios y adoptar acciones legales.

Y después de las elecciones,”nosotros queremos ir más allá de cualquier candidato o comicios, creemos en que este trabajo hay que hacerlo los 365 días”, opina el activista, quien destaca otros campos de actuación como la vivienda, la gentrificación de las ciudades, la sanidad o la violencia policial.

EFE/ FR